Un tribunal de Caracas revocó hoy la prohibición de edición y circulación impuesta el pasado 20 de agosto al semanario 6to Poder por la publicación de un montaje fotográfico, aunque estableció una serie de condiciones, entre ellas, la no difusión de contenidos que ofendan a funcionarios o a las mujeres.

Según un documento del Juzgado Noveno de Primera Instancia de Caracas publicado en la web del canal privado Globovisión, se decidió "revisar la medida cautelar" dictada contra el semanario.

La prohibición, que fue acompañada de una orden de detención de los responsables de la publicación, obedeció a que 6to Poder publicó un montaje fotográfico con los rostros de las principales funcionarias de los Poderes Públicos vestidas como cabareteras en su portada y en el interior una noticia con el título "Las poderosas de la Revolución".

El pasado 21 de agosto la directora del semanario, Dinorah Girón, fue detenida y permaneció privada de la libertad durante dos días, acusada de instigación al odio, vilipendio y ofensa al género, al igual que el presidente y principal accionista de la publicación, Leocenis García, quien está prófugo de la Justicia.

Girón salió en libertad condicional el 23 de agosto.

La nueva notificación judicial prohíbe a 6to Poder la publicación de contenidos que "se constituyan en una ofensa u/o ultraje a la reputación o al decoro de algún representante de los Poderes Públicos, y cuyo objeto sea exponerlos al desprecio público".

Tampoco podrá difundir contenidos "vejatorios y ofensivos contra el género femenino" y, en un tercer punto, el juzgado ordenó "retirar todos los ejemplares que se encuentran a disposición del público y que contengan el artículo identificado".

El abogado de 6to Poder, Pedro Aranguren, declaró a Globovisión que "la rectificación es una cuestión de sabiduría" y consideró que el Gobierno "debería rectificar con la persecución de que hasta ahora ha sido víctima y es víctima Leocenis García".

"Si rectifican con Leocenis, yo creo que el Gobierno, a pesar de los errores cometidos, queda bien parado, porque no importa cuándo la gente comete error, lo importante es rectificar", añadió el representante legal.

La medida contra la publicación fue condenada por el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).