El jefe de las Fuerzas Aéreas de Corea del Norte, Ri Pyong-chol, acompañó la semana pasada al dictador norcoreano, Kim Jong-il, en su viaje a Rusia, donde puede haber negociado la compra de cazas de combate, informa hoy el diario surcoreano Chosun.

Las fotos tomadas por las agencias internacionales durante la reunión de Kim con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, muestran al comandante Ri entre los asistentes ataviado con traje y corbata.

El jefe de las Fuerzas Aéreas norcoreanas no suele asistir a estos viajes de Kim al exterior, lo que, según los expertos consultados por el diario conservador Chosun, "es una prueba decisiva de que uno de los objetivos de la visita era comprar cazas de combate a Rusia".

La agencia norcoreana KCNA informó ayer, tras el regreso de la comitiva norcoreana en el tren blindado de Kim, de las personalidades de mayor rango que acompañaron al dictador, aunque no mencionó el nombre de Ri.

Según fuentes del Gobierno surcoreano consultadas por el rotativo, la omisión de Ri, un militar con rango de general de cuatro estrellas, fue deliberada para evitar suspicacias.

La mayor parte de los aviones de guerra del Ejército norcoreano, que tiene más de un millón de soldados en sus filas, son viejos aparatos Mig de la época soviética.

Hoy también se conoció que tras la llegada de Kim Jong-il a Pyongyang la elite del régimen comunista norcoreano se reunió para felicitar al "Querido Líder" por su "exitosa" visita a Rusia y China, país por el que pasó a su regreso en tren.

En el banquete, celebrado por la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores, estuvo presente Kim Jong-un, hijo menor del dictador norcoreano y considerado su más probable sucesor.

Kim Jong-il finalizó el sábado su primera visita a Rusia desde 2002, en la que se mostró favorable a adoptar una moratoria en sus ensayos nucleares y en su producción de material atómico si se reanudan las conversaciones a seis bandas para su desarme.

Estas conversaciones, auspiciadas por Pekín, están suspendidas desde finales de 2008 y en ellas participaban las dos Coreas, Rusia, China, EEUU y Japón.

En su gira de ocho días Kim también trató con Medvédev la propuesta rusa para construir un gasoducto que llegue a Corea del Sur a través de territorio norcoreano.