El reconocimiento de la Liga Árabe al Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio se materializó hoy en El Cairo con la participación del primer ministro del "gobierno" rebelde de Libia, Mahmud Yibril, en una reunión de titulares de Exteriores de los países de la Liga, en El Cairo.

Antes del encuentro, la bandera libia de la época monárquica, adoptada por los rebeldes, fue izada en la sede de la Liga Árabe en la capital egipcia, donde se arrió la enseña verde del régimen de Muamar el Gadafi.

El cambio de bandera fue efectuado ante la presencia de Yibril y del nuevo embajador permanente de Libia ante la Liga Árabe, Abderrahman Shalqam.

Después, empezó la reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores del organismo panárabe para analizar la situación en el país norteafricano y en Siria.

Yibril, que fue recibido con una cerrada ovación, pidió a los jefes de diplomacia árabes que aceleren la ayuda humanitaria y financiera a su estado, y la liberación de los fondos libios congelados en el extranjero para que el CNT pueda proporcionar los servicios básicos a su pueblo.

Sobre ese asunto, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, destacó en su alocución la necesidad de desbloquear todos los activos libios congelados para emplearlos en la reconstrucción y la creación de instituciones en Libia.

Uno de temas principales que se estudió en la reunión es el retorno de Libia a las reuniones de la Liga Árabe tras una ausencia de seis meses.

En febrero pasado, tras el inicio del levantamiento contra Gadafi, la Liga Árabe decidió suspender la participación de Libia "hasta que sus autoridades cumpliesen los requerimientos de la organización".

El pasado día 25, la Liga Árabe dio luz verde para que el CNT ocupara el lugar reservado a Libia en el seno del organismo, lo que supuso el reconocimiento del "gobierno" rebelde como único representante legítimo del pueblo libio.

Por otro lado, Al Arabi destacó que la región está siendo testigo de revoluciones y de manifestaciones para exigir reformas radicales e hizo hincapié en que es necesario responder a esas demandas sin demora.

El jefe de la Liga Árabe agregó que su organización se encuentra bajo una creciente presión de la opinión pública en el mundo árabe a raíz de estos acontecimientos y adelantó su intención de iniciar un proceso de análisis sobre su papel en la próxima etapa.

Asimismo, Al Arabi habló del conflicto palestino-israelí y resaltó la importancia del apoyo árabe a los palestinos en su búsqueda del reconocimiento de su Estado en las Naciones Unidas.

Otro de los puntos que se analizó en la cita de los ministros fue la situación en Siria, pese a que no participó su titular de Exteriores, Walid al Mualem.

El ministro de Estado para Asuntos Exteriores de Omán, Yusuf bin Alaui, que presidió la reunión, subrayó la importancia de que los árabes contribuyan a superar la grave crisis en Siria.

Bin Alaui apuntó que Siria afronta una situación seria que requiere de consultas y cooperación entre los árabes para ayudar a superarla y para que este país alcance la libertad, la justicia y la estabilidad.