El activista Anna Hazare rompió hoy el ayuno que mantenía desde hace doce días en el centro de Nueva Delhi, después de que el Parlamento indio adoptara anoche sus exigencias para reforzar la lucha contra la corrupción.

Hazare, de 74 años y que dio por finalizada su huelga de hambre bebiendo agua de coco mezclada con miel que le ofrecieron unas niñas, será hospitalizado en las próximas horas para ser sometido a un chequeo médico debido a su precario estado de salud.