El presidente de EEUU, Barack Obama, condenó hoy "firmemente" el "cobarde y horrendo" atentado contra la sede de Naciones Unidas en Abuya, la capital de Nigeria, que, según las últimas informaciones, ha causado al menos 18 muertos.

La gente que trabaja en Naciones Unidas "lo hace con un simple propósito: intentar mejorar las vidas del prójimo y promover los valores sobre los cuales fue fundada la ONU -dignidad, libertad, seguridad y paz-", sostuvo Obama al condenar el atentado en un comunicado difundido por la Casa Blanca.

Además, recordó que la ONU lleva trabajando en colaboración con el pueblo de Nigeria "durante más de cinco décadas".

En otro comunicado, el Departamento de Estado de EEUU remarcó que "no hay justificación para esta violencia" y que ataques terroristas como el de hoy "refuerzan el compromiso de trabajar con las Naciones Unidas y con el pueblo de Nigeria".

El grupo radical islámico Boko Haram, en una llamada a la BBC, se atribuyó el atentado, que destrozó parte de la sede de la ONU en la capital nigeriana.

El atentado ha sido condenado ya por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien dijo esperar "un número considerable" de muertos y heridos, y lamentó que fuera dirigido contra "personas que entregan su vida a ayudar a los demás".

La sede de la ONU en Abuya acoge a 26 agencias humanitarias y de desarrollo de la familia de la ONU, y se encuentra en una céntrica zona en la que también están ubicadas varias delegaciones diplomáticas internacionales, entre ellas la Embajada de EEUU.