El líder libio Muamar el Gadafi escondía en su palacio un álbum de fotos de la exsecretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice, a quien se había referido a ella públicamente como su "querida mujer africana negra".

La prensa estadounidense se hace eco hoy de las fotografías de un álbum descubierto por los rebeldes libios al entrar en el palacio de Gadafi en el que queda al descubierto que su pasión por Rice iba más allá de las palabras que le había dedicado en público.

En una entrevista con la cadena de televisión Al-Jazeera en 2007 -un año antes de la visita histórica que hizo la jefa de la diplomacia estadounidense a Libia-, Gadafi declaró su admiración por Rice.

"La admiro y estoy muy orgulloso de la forma en la que se reclina y da órdenes a los líderes árabes... Leezza, Leezza, Leezza. La amo mucho. La admiro y me siento orgulloso de ella porque es una mujer negra de origen africano", dijo entonces Gadafi.

En el álbum, que algunos medios han comparado como el que un adolescente guarda de su ídolo musical, se pueden ver fotografías oficiales de Rice en eventos públicos, algunas en primerísimo plano.

Preguntada por la colección de fotos del líder libio, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, reconoció que no las ha visto pero que cree que tampoco necesita hacerlo "para definir como estrambótico y repulsivo el comportamiento de Gadafi".

En septiembre de 2008 Rice realizó un viaje oficial a Trípoli calificado de histórico, el primero de un secretario de Estado en 55 años, después de que en 1953 el entonces titular de ese cargo, John Foster Dulles, se entrevistara con el rey libio Idris.

Durante la visita ambos mantuvieron una cena privada con la que el mandatario libio rompió su ayuno de Ramadán y, según recuerda el Huffington Post, obsequió a su invitada costosos presentes valorados en unos 212.000 dólares.

Entre los regalos había un anillo con un diamante presentado en una caja de madera, un laúd acompañado de un DVD, dada la afición de Rice a la música -ella toca el piano-, un candado con una foto de Gadafi en el interior y una copia del "Libro Verde de la Revolución" con una inscripción en la que expresaba su "respeto y admiración" por ella.

Mucho más discreta, Rice entregó a Gadafi un plato con el sello de Estados Unidos grabado, recuerda The Atlantic. Además, debido a la estricta política del Departamento de Estado, Rice no pudo disfrutar de los obsequios.

Pero según el Huffington Post, Gadafi no es el único que ha tenido un "flechazo" por Rice. El diario estadounidense apunta a que el ex ministro de Asuntos Exteriores canadiense Peter McKay, el ex ministro de Exteriores Británico Jack Straw y el ex ministro de Asuntos Exteriores italiano Massimo D'Alema también han sentido más que admiración por la política estadounidense.