El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dijo hoy que decidirá mañana en una reunión con su equipo de médicos cubanos y venezolanos si se somete a una tercera fase de quimioterapia, tras el tumor canceroso que le fue extirpado en junio pasado en Cuba.

"Tengo aquí al equipo, al estado médico mayor cubano venezolano, que ya llegaron y mañana hay reunión de nuevo para evaluar si voy a la tercera (quimioterapia) y a partir de cuándo", dijo el presidente, quien señaló que aún no se ha definido si recibirá la terapia en Cuba, donde se ha aplicado las dos primeras, o en Venezuela.

"Ya lo anunciaremos", indicó Chávez desde Miraflores (sede de Gobierno), donde se celebró un consejo de ministros que fue transmitido en cadena de radio y televisión.

Aprovechó para salirle al paso a los "opinadores" que, aseguró, dicen en los medios de comunicación privados que está recibiendo una quimioterapia "súper agresiva neurotoxológica" y que el diagnóstico es cáncer de vejiga "con metástasis en grado 4", cuyo panorama es "gravísimo y mortal".

Chávez reclamó que estos comentarios "tratan de sembrar angustia" y se realizan bajo una "mirada necrofílica".

Reiteró que "si estuviera moribundo" no estaría ejerciendo las labores de jefe de Estado y tampoco hubiera podido atender al canciller ruso, Serguéi Lavrov, quien visitó Venezuela el martes y miércoles pasados.

"Alguien cree que soy un doble (...) que no soy yo (...) no es cualquier cosa lo que me dio a mí", dijo el mandatario.

Comentó, además, que sigue recibiendo llamadas de solidaridad de mandatarios y líderes de todo el mundo y detalló que el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula Da Silva lo llamó este jueves y la jefa de Estado actual de ese país, Dilma Rousseff, le ha reiterado que puede ir a su país a recibir el tratamiento contra el cáncer.

"Yo agradezco todo esto y hasta ahora no ha sido necesario", afirmó Chávez, quien aseguró que también había recibido ofertas de Rusia, China y que el presidente de Uruguay, José "Pepe" Mujica, se mantiene al pendiente de su salud.

Chávez anunció el 30 de junio pasado que diez días antes había sido sometido a una intervención quirúrgica en Cuba para extirparle un tumor que se verificó contenía células malignas, las cuales, ha destacado, no han vuelto a ser detectadas en exámenes posteriores.