Los representantes de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU descartaron hoy apoyar la propuesta de Estados Unidos y los países de la Unión Europea de aprobar una resolución que incluya un paquete de sanciones contra el régimen sirio por la represión a las revueltas civiles en ese país.

"Es una estrategia equivocada", afirmó hoy ante la prensa el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, al término de una reunión a puerta cerrada de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad -EE.UU., China, Francia, Rusia y Reino Unido- en la que se abordó el caso sirio.

En opinión del diplomático ruso, imponer sanciones al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, sólo contribuirá a "exacerbar" las divisiones en Siria y alentará "aún más" la confrontación, cuando lo que la comunidad internacional debería impulsar es el "diálogo" entre las partes.

De esta forma, el embajador Churkin dijo que su Gobierno mostrará su "fuerte rechazo" a la propuesta de sanciones que circularon el martes EE.UU. y los países de la UE que se sientan en ese órgano -Francia, Reino Unido, Alemania y Portugal-, tras lo cual pidió tener en cuenta la posición geoestratégica de Siria.

La opinión de Moscú fue compartida por China en las conversaciones que los miembros permanentes del Consejo de Seguridad mantuvieron a puerta cerrada y en la que ambos mostraron su rechazo a una resolución contra Damasco, según explicaron a Efe fuentes diplomáticas occidentales al término del encuentro.

El Consejo de Seguridad analizará el asunto sirio, incluida la propuesta de resolución circulada por EE.U.U y los países de la UE en el marco de la reunión que este jueves se celebrará sobre Oriente Medio y tras estudiar la situación que atraviesa el conflicto entre israelíes y palestinos.

Las mismas fuentes diplomáticas señalaron que una posible votación de la resolución está todavía "lejos" y adelantaron que el proceso en el máximo órgano de decisión sobre el asunto será "fastidioso" y ejemplificará "los antagonismos de valores e intereses que hay en el seno del Consejo de Seguridad".

El paquete de sanciones que proponen EE.UU. y los países de la UE afectaría a un total de 23 individuos -miembros de la plana mayor del régimen y las fuerzas de seguridad de Al Asad-, incluido el propio presidente sirio a quien, sin embargo, no se prohibiría viajar fuera del país.

En todo caso, el presidente sirio, al que la comunidad internacional responsabiliza de la cruenta represión que las fuerzas de seguridad sirias llevan a cabo contra los manifestantes que piden reformas democráticas, sí se vería afectado por el resto de sanciones, que también impactarán a cuatro entidades sirias.

La propuesta de sanciones contempla la congelación de los bienes de los 23 individuos y cuatro entidades, además de un embargo de armas, e incluye una "clara mención" de que el Consejo de Seguridad puede recomendar a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) abrir investigaciones por los delitos contra la humanidad cometidos en el país árabe, según ha denunciado la ONU en distintas ocasiones.

El intento anterior de los Estados de la UE de que el Consejo de Seguridad aprobara una resolución de condena contra Damasco fracasó hace unos meses ya que fue bloqueado por Rusia y China con el apoyo de Brasil, India y Sudáfrica.

Para que el máximo órgano de decisión de la ONU apruebe una resolución, el texto necesita el voto a favor de nueve miembros y que ninguno de los países permanentes -EE.UU., Rusia, China, Francia y el Reino Unido- ejerzan su derecho a veto.