El expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) calificó hoy de "difamatorio" un artículo publicado el domingo por The Washington Post en el que se asegura que la ayuda que Estados Unidos ha dado a Colombia durante una década se usó para hacer escuchas ilegales.

En una carta difundida hoy, titulada "Respuesta a una infamia pública en el Post de Washington", Uribe dijo que las afirmaciones hechas en la nota del diario estadounidense "manipulan los hechos y distorsionan la realidad para dañar la imagen" de su Gobierno y de Colombia.

En la carta, dirigida al editor del diario, Marcus W. Brauchli, el exmandatario expresa su "profunda decepción" por el artículo "La ayuda de EE.UU. implicada en abuso de poder en Colombia".

En la nota periodística, firmada por Karen DeYoung y Claudia J. Duque, se asegura que la ayuda que Estados Unidos ha dado durante una década a Colombia para el combate al narcotráfico y las guerrillas se ha usado para espiar y difamar a jueces y grupos opositores.

"Los autores del artículo han actuado con temeridad y sin ningún tipo de rigor, mediante la colocación de acusaciones difamatorias que ponen en peligro la imagen de Colombia y mi gobierno, sin una evaluación imparcial de los hechos y testimonios", dijo el exgobernante.

En el artículo, según Uribe, "se ha cuestionado el apoyo de los Estados Unidos a Colombia, alegando que se proporcionaron los recursos utilizados para los fines prácticos, mediante la participación criminal directa de mi gobierno".

Según la nota, añade Uribe, ello se hizo con la intención de "neutralizar al Tribunal Supremo, porque sus magistrados pretendían desentrañar los vínculos entre el Congreso de Colombia y la droga - Trata de grupos paramilitares".

Asimismo, dice Uribe en su carta, el artículo "cuestiona los métodos y resultados de los esfuerzos del gobierno colombiano para construir una sociedad libre de narcoterrorismo y el tráfico, y salvar al país del camino hacia el Estado fallido".

"Sólo por un simple examen de los hechos, son evidentes las motivaciones de nuestro gobierno para combatir la 'Seguridad Democrática', a través de todas las formas de delincuencia organizada y no a ser parte de ellos, algunos de los falsos testimonios incluidos en el artículo son afirmaciones irresponsables", agregó el expresidente.

Igualmente, dice que, "sorprendentemente, los autores ni siquiera han revisado todo el apoyo operativo y presupuestario que se asigna a la rama judicial o de la efectiva protección y las garantías ofrecidas a los dirigentes sindicales, periodistas y miembros de partidos de la oposición".

El informe del diario estadounidense tiene lugar cuando la Cámara de Representantes de Colombia investiga la trama de escuchas y seguimientos ilegales que afectaron a magistrados, opositores, periodistas y defensores de derechos humanos durante el Gobierno de Uribe.

El artículo de primera página del Washington Post, y que cita como fuente de sus informaciones a documentos policiales y fiscales y exfuncionarios de los servicios de inteligencia colombianos, sostiene que "las revelaciones implican la ayuda de EE.UU. en atroces abusos de poder y acciones ilegales".

Según el Post esas acciones las ha llevado a cabo el Gobierno colombiano "bajo el disfraz de la lucha contra el terrorismo y el contrabando de drogas".