El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, estará mañana en Venezuela, la última etapa de una gira que también lo llevó a El Salvador y Perú, para una visita que tendrá como telón de fondo la situación en Libia.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, confirmó en una cadena por radio y televisión que Lavrov "llega hoy" al país.

"Estamos esperando al canciller ruso", afirmó el gobernante, quien aprovechó para darle la bienvenida.

Una fuente de la Cancillería venezolana dijo a Efe que se prevé que Lavrov, quien arribará al país tras su paso por Lima, desarrolle su visita mañana, aunque no confirmó de momento una agenda oficial.

Indicó que el jefe de la diplomacia rusa pasará "revista a la agenda bilateral" con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, con quien tiene previsto suscribir acuerdos de cooperación, aunque no precisó en qué áreas.

El portavoz tampoco confirmó la duración de la visita de Lavrov, que comenzó este lunes en El Salvador una gira por Latinoamérica, y quien, según fuentes en Moscú, tiene previsto permanecer en Venezuela los días 24 y 25.

La llegada de Lavrov se produce en medio de la crisis del régimen libio de Muamar el Gadafi, a quien el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, le ha expresado su respaldo.

Lavrov dijo en San Salvador que el régimen de Gadafi caerá "prontamente", lo que, aseguró, no afectará la cooperación de Rusia con Libia, país donde espera se inicie lo antes posible "un proceso de paz".

"Muy prontamente el poder (en Libia) pasará a las manos de los insurgentes (...) y, por eso, el Consejo Transitorio Nacional y otros grupos que están al lado de los insurgentes se responsabilizarán por los futuros acontecimientos", afirmó Lavrov, y sostuvo que los intereses de Moscú en ese país "no desaparecerán".

Según explicó en Moscú Alexandr Lukashévich, portavoz de la Cancillería rusa, la gira de Lavrov obedece al creciente interés de ese país en la región, que se enmarca "en la nueva configuración de las relaciones internacionales en un mundo multipolar".

Lukashévich anticipó que durante la visita a Caracas ambas partes abordarán el plan de acción de los numerosos proyectos energéticos y de infraestructuras para el período 2010-2014 delineados el pasado año durante la última visita de Chávez a Moscú.

El portavoz ruso destacó que Rusia ve con optimismo la realización de los acuerdos en el ámbito de la cooperación técnico-militar con Venezuela, el principal cliente latinoamericano de la industria militar rusa.

El pasado 17 de agosto Chávez confirmó que su Gobierno seguirá comprando armas a Rusia para "defender la sagrada soberanía" del país, y anunció que para ello gestiona ante Moscú un crédito de 4.000 millones de dólares.

Asimismo, Lavrov tratará con las autoridades venezolanas la actualidad internacional dentro del consenso entre ambos países sobre la necesidad de crear un orden mundial más justo en el que las Naciones Unidas tenga un papel primordial, añadieron las fuentes en Moscú.