Las Damas de Blanco, movimiento disidente que aboga por la liberación de los presos políticos, denunció hoy la detención de dos de sus integrantes en La Habana y el acoso a otro grupo en la provincia oriental de Santiago de Cuba.

Berta Soler, una de las portavoces de ese colectivo femenino, dijo que esta mañana a dos de sus seguidoras "la policía las sacó de sus casas, se las llevaron detenidas y hasta ahora no hemos sabido más nada".

Soler explicó que 26 mujeres realizaron hoy una caminata a la salida de una misa en la iglesia habanera de Santa Rita, donde acuden cada domingo desde 2003.

Además denunció que, en la localidad de Palma Soriano, cercana a la provincia oriental de Santiago de Cuba, la policía impidió que al menos 17 mujeres llegaran hasta la Catedral para asistir este domingo a la misa.

Sobre ese incidente, el expreso político del "Grupo de los 75" José Daniel Ferrer dijo por teléfono a Efe desde Santiago de Cuba que un total de 17 mujeres "fueron impedidas por la fuerza llegar a la iglesia".

Ferrer refirió que 11 de ellas, fueron maltratadas en el pueblo de Palma Soriano, saliendo de la casa de Aymeé Garcés y forzadas "violentamente" a subir a un autobús en el que las mantuvieron retenidas un par de horas, mientras otras cinco fueron conducidas a una estación policial y después liberadas.

El pasado jueves las Damas de Blanco, premio Sajarov-2005 a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo, denunciaron que fueron objeto de un "acto de repudio" con "violencia física", cuando se disponían a realizar una marcha en La Habana.