El presidente de Siria, Bachar al Asad, dijo hoy que "no siente ninguna inquietud" ante las protestas en Siria, y de la misma forma se mostró convencido de que su país no sufrirá un ataque desde el exterior por sus posibles repercusiones regionales.

En una entrevista con la televisión pública de su país, Al Asad anunció que, en función de los plazos para llevar adelante las reformas jurídicas anunciadas por él, las elecciones legislativas se organizarán en Siria en febrero de 2012.