El Ministerio de Defensa de China negó haber tenido acceso a los restos del helicóptero militar estadounidense de alta tecnología accidentado durante la operación contra el terrorista Osama Bin Laden el pasado mes de mayo en Pakistán, informó hoy la prensa oficial china.

"Esas informaciones carecen completamente de fundamento y son muy ridículas", destacó en un escueto comunicado de una línea el ministerio castrense, publicado en su web oficial.

El desmentido surge a raíz de que diarios como "Financial Times" publicaran que Pakistán autorizó a ingenieros chinos a acceder a los restos del helicóptero "espía" Blackhawk, fotografiándolo e incluso tomando muestras de él para posteriores investigaciones.

La información se basaba en presuntas fuentes de inteligencia internacional y argumentaba que Pakistán, distanciada de EEUU a raíz de esa operación militar contra Bin Laden sin su consentimiento, es un aliado tradicional de China, y ambos ejércitos cooperan con frecuencia.

EEUU trató de destruir el Blackhawk derribado durante la operación del 2 de mayo, para que la tecnología no pudiera ser copiada, pero quedaron aún algunos restos, por lo que la CIA (agencia de inteligencia estadounidense) pidió explícitamente a Pakistán que no diera acceso a esa chatarra.

Fuentes de las fuerzas de seguridad pakistaníes citadas hoy por "China Daily" también negaron el acceso chino a los restos del helicóptero, argumentando que éstos fueron entregados a EEUU y que las informaciones son "pura especulación".

El portavoz de las fuerzas armadas paquistaníes, Athar Abbas, criticó por estas informaciones a los medios extranjeros, a los que acusó de "lanzar una campaña maliciosa contra las organizaciones de seguridad de Pakistán".

No es la primera vez que circulan rumores asegurando que China ha aprovechado restos de avanzadas armas del ejército estadounidense para mejorar la tecnología de las suyas.

También se dijo, por ejemplo, que los primeros aviones espía chinos capaces de burlar los radares, los J-20 (estrenados este año), copiaron su tecnología de un avión F-117 Nighthawk estadounidense que los misiles antiaéreos derribaron en Serbia en 1999, durante los bombardeos de la OTAN contra el régimen de Slobodan Milosevic por el conflicto de Kosovo.

Aquella presunta "copia", por otro lado, podría haber sido una "venganza" de China contra EEUU, ya que en ese mismo conflicto fue bombardeada la embajada del Gobierno chino en Belgrado, un suceso que generó una de las peores crisis diplomáticas de los últimos años entre Pekín y Washington.