El ministro de Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehi, inicia hoy una visita de dos días a Rusia en la que abordará la propuesta rusa de reanudación de las negociaciones nucleares.

"Estamos convencidos de que no hay alternativa al arreglo diplomático y a la importancia de alcanzar compromisos sobre la base de la reciprocidad y un modo gradual", señaló hoy Alexandr Lukashévich, portavoz de la Cancillería rusa, citado por las agencias locales.

Lukashévich subrayó que Rusia confía en que durante la visita de Salehi "se entable un diálogo profundo para la búsqueda de vías sobre el arreglo de los problemas relacionados con el programa nuclear iraní".

Moscú considera que la cooperación es la única forma de "recuperar la confianza de la comunidad internacional en el carácter exclusivamente pacífico del programa nuclear iraní".

"Nadie discute el derecho legítimo de Irán como participante en el Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear al uso pacífico de la energía atómica, al tiempo que observe estrictamente sus obligaciones", apuntó.

Según la prensa rusa e iraní, Salehi abordará en Moscú la propuesta de diálogo presentada a mediados de julio por su colega ruso, Serguéi Lavrov.

El jefe de la diplomacia rusa planteó una aproximación gradual de Irán con la OIEA y el Grupo 5+1, integrado por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania.

Recientemente, Teherán se mostró dispuesto a aceptar la propuesta rusa de negociaciones "paso a paso" sobre su programa nuclear, siempre que se alivien las sanciones impuestas al país.

"Todavía no hemos recibido un plan oficial y completo sobre la propuesta rusa acerca del problema nuclear iraní", aseguró un portavoz de la Cancillería iraní.

Precisamente, el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolái Pátrushev, se reunió ayer en Teherán con el líder iraní, Mahmud Ahmadineyad, para abordar la reanudación de las negociaciones suspendidas desde enero pasado tras la reunión de Estambul.

"No queremos armas nucleares y no buscamos la posibilidad de tenerlas, ya que son armas que son utilizadas contra la gente. Estamos en contra de ello por nuestras convicciones. Nuestra religión dice que está prohibido", señaló Ahmadineyad el lunes en una entrevista con el canal ruso en inglés "Russia Today".

Irán ha repetido que cumple sus obligaciones con el OIEA, al informar de sus avances en el campo nuclear, pero la propia organización le ha pedido más transparencia y colaboración.

El mes pasado, Irán anunció que había empezado a instalar una nueva generación de centrifugadoras para enriquecer uranio al 20 por ciento.