Decenas de legisladores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos quieren que, en aras de la austeridad fiscal, el presidente Barack Obama ordene el cierre de la antigua "Escuela de las Américas", debido a su "problemático" legado en la región.

En una carta que será entregada mañana a la Casa Blanca, un grupo de 69 legisladores pide a Obama que use sus poderes ejecutivos para cesar los fondos al Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica (WHINSEC), antigua "Escuela de las Américas", por considerar que su "historia y legado...son muy problemáticos para amplíos sectores" en América Latina.

"Seguimos pensando que lo único que ha cambiado es el nombre, porque tienen los mismos instructores y la misma misión que tenía la escuela militar antes. Vamos a solicitar una reunión con el presidente Obama una vez que haya leído la carta", dijo a Efe Hendrik Voss, portavoz del grupo "SOA Watch", que ha circulado hoy la carta.

"Nos preocupa que aunque aseguren que ha mejorado el proceso de selección, la escuela siga aceptando a personas involucradas en abusos de los derechos humanos en la región", agregó Voss, cuyo grupo trabaja con sindicatos y grupos religiosos para exigir el cierre de WHINSEC.

El Instituto, con sede en Fort Benning (Georgia) y financiado con fondos de los departamentos de Estado y de Defensa, imparte capacitación a centenares de oficiales latinoamericanos pero, según los activistas, aparte de su nuevo nombre en 2001, poco ha cambiado respecto a su currículo y enfoque.

El grupo de legisladores, encabezado por los demócratas James McGovern y John Lewis, asegura en la misiva que el cierre del instituto militar supondría "un ahorro anual de cerca de 18 millones de dólares, o 90 millones de dólares en cinco años y 180 millones de dólares" en una década.

Los legisladores se quejan de la respuesta "cínica y despectiva" del Gobierno y del Pentágono al historial de WHINSEC, que fue establecido "en el mismo sitio y con los mismos instructores y clases".

También criticaron la falta de transparencia del Pentágono, al señalar que, desde 2006, ha revertido su política de casi 60 años y se niega a divulgar los nombres de los estudiantes y los instructores en WHINSEC, aún con una petición bajo el Acta de Libertad de Información (FOIA, por su sigla en inglés).

Además acusaron al Pentágono de no dar respuesta a los asuntos que surgieron hace más de una década respecto a las operaciones de la escuela militar.

"Ofende que una institución presuntamente creada para fomentar los valores democráticos y el respeto a la sociedad civil entre los ejércitos latinoamericanos demuestre semejante desdén hacia los derechos humanos y las organizaciones no gubernamentales en EE.UU. y el resto del hemisferio", indica la carta.

Los legisladores calificaron de "especialmente valioso" que las ONGs puedan vigilar de cerca a los militares graduados de WHINSEC para evaluar el impacto de la capacitación que reciben, en particular si provienen de países donde el Ejército tiene un pobre historial de derechos humanos, corrupción y participación en narcotráfico y otras actividades delictivas.

La escuela acaparó titulares en 1996 cuando el Pentágono divulgó los manuales de entrenamiento utilizados en la "Escuela de las Américas" en los que, según "SOA Watch", se apoyaba el uso de la tortura, la extorsión y la ejecución.

Entre los centenares de graduados de la escuela figuran el ex dictador panameño Manuel Noriega; el ex comandante del Ejército venezolano, Efraín Vásquez, y el general Ramírez Poveda, que participaron el intento de golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en abril de 2002, y algunos implicados en el golpe de Estado en Honduras en 2009, indicó "SOA Watch". EFE