El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, afirmó hoy que las armas nucleares no serán una fuerza decisiva en el siglo XXI, al tiempo que insistió en que Irán no está interesada en fabricarlas.

"Las armas nucleares ya no son lo que eran en el siglo pasado. No serán la fuerza decisiva en el mundo. Los próximos cien años serán el siglo del saber y del pensamiento, el siglo de la gente, la cultura y la lógica", señaló Ahmadineyad al canal ruso en inglés "Russia Today".

Ahmadineyad se preguntó: "Estados Unidos tiene bombas atómicas. ¿Le ayudaron a ganar en Irak o Afganistán?. ¿Ayudaron las bombas a los israelíes a vencer en el Líbano y en Gaza?. ¿Ayudaron las armas nucleares a la URSS a eludir la desintegración?".

"No queremos armas nucleares y no buscamos la posibilidad de tenerlas, ya que son armas que son utilizadas contra la gente. Estamos en contra de ello por nuestras convicciones. Nuestra religión dice que está prohibido", señaló.

El líder iraní considera que la posesión de armas de destrucción masiva no garantiza la victoria y que el país que intente fabricar tales bombas tiene que invertir grandes cantidades de dinero y lo único que conseguirá es poner en peligro su propia seguridad.

Teherán se mostró dispuesto la pasada semana a aceptar la propuesta rusa de negociaciones "paso a paso" sobre su programa nuclear, siempre que se alivien las sanciones impuestas al país.

El pasado 13 de julio, el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, propuso una aproximación gradual de Irán con la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) y el Grupo 5+1, integrado por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia) más Alemania.

Precisamente, el secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolái Pátrushev, se reunirá hoy en Teherán con Ahmadineyad para abordar la reanudación de las negociaciones nucleares suspendidas desde enero pasado tras la reunión de Estambul.

Además, el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, llega mañana a Rusia para mantener consultas al respecto con Lavrov.

Irán ha repetido que cumple sus obligaciones con la OIEA, al informar de sus avances en el campo nuclear, pero la propia organización le ha pedido más transparencia y colaboración.

El mes pasado, Irán anunció que había empezado a instalar una nueva generación de centrifugadoras para enriquecer uranio al 20 por ciento.