La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elogió hoy al Estado colombiano por pedir perdón públicamente y reconocer su responsabilidad en la muerte del líder político de izquierda Manuel Cepeda Vargas, asesinado por miembros de la Fuerza Pública y paramilitares en 1994.

En un comunicado, la CIDH expresó su "satisfacción" por el acto público del pasado martes en Bogotá en la sede del Congreso colombiano, donde el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, pidió perdón públicamente en nombre del Gobierno a la familia de Cepeda.

"La Comisión reconoce el valor del acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional en el caso del senador Cepeda Vargas y destaca la disculpa pública a las víctimas por parte de los representantes del Estado, un gesto fundamental dentro del espíritu de las reparaciones ordenadas", señala el comunicado.

En su intervención del pasado martes, Vargas Lleras sostuvo que está constatado que el asesinato de Cepeda "fue cometido por agentes estatales, miembros del Ejército, es decir, desde el Estado mismo y en conjunto con miembros de grupos paramilitares".

Por su parte, uno de los hijos de Cepeda, el congresista Iván Cepeda, recordó que la muerte de su padre se produjo "en un operativo mixto, de militares y paramilitares", en una calle de Bogotá el 9 de agosto de 1994.

En una resolución fechada el 26 de mayo de 2010, la CorteIDH -el órgano jurídico de la OEA- condenó al Estado colombiano por el asesinato de Cepeda y le ordenó indemnizar a sus familiares, investigar a fondo los hechos y castigar a los responsables.

Colombia acató la condena y admitió su responsabilidad en el asesinato de Cepeda, pero nunca ha aceptado que existiera una política de Estado para eliminar al izquierdista Partido Unión Patriótica (UP), al cual pertenecía el senador.

Cepeda era en el momento de su muerte senador de la UP, partido que perdió a entre 3.000 y 5.000 de sus miembros asesinados en las décadas de 1980 y 1990, cuando Colombia vivió una de las épocas más violentas de su historia.