El presidente boliviano, Evo Morales, viajó hoy a la ciudad oriental de Shanghái, principal centro económico y financiero de China, donde mañana se reunirá con líderes políticos y empresariales en busca de cooperación bilateral.

Morales, quien ayer asistió a la inauguración de la Universiada de Shenzhen 2011, celebró hoy un breve encuentro con los medios chinos en esa ciudad vecina a Hong Kong y después tomó un avión a Shanghái, última etapa de su segunda visita al gigante asiático.

En la gran metrópoli oriental, Morales visitó el Museo de Planificación Urbanística, en una jornada básicamente de asueto que también incluirá, si el tiempo lo permite, un crucero por el río Huangpu, que surca la ciudad.

Mañana, el presidente boliviano visitará un centro de investigación y desarrollo del gigante de telecomunicaciones chino ZTE y más tarde se reunirá con las autoridades del Gobierno local, que ofrecerán un banquete en su honor.

El viaje de Morales se ha centrado principalmente en conocer algunas de las empresas chinas que ya invierten o planean invertir en Bolivia, como ZTE, Huawei, el Banco de Desarrollo de China o la Corporación Gran Muralla, que construye el primer satélite de telecomunicaciones de Bolivia, el "Túpac Katari".

Durante la visita también se han firmado nuevos acuerdos de cooperación comercial y económica, y si bien los detalles de éstos todavía no han sido publicados por ninguna de las partes, se espera que amplíen la inversión de China en materias primas bolivianas, especialmente litio y mineral de hierro.

Morales señaló en Pekín que Bolivia está muy interesada en que China invierta en las grandes reservas que el país andino tiene de éstos y otros recursos, aunque puntualizó que La Paz desea que estas inversiones se traduzcan en una mayor industrialización de la economía boliviana, y no en una mera exportación de materias primas.