Treinta organizaciones de defensa de los derechos humanos y de los periodistas denunciaron hoy que sus miembros viven "en peligro permanente" en México debido al "grave retroceso" en la protección de los derechos fundamentales que hay en el país.

Al término del IV Encuentro Nacional de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, celebrado ayer y hoy en Ciudad de México, emitieron una declaración donde señalan que la actual coyuntura "está marcada por la impunidad, el contexto de violencia o de la mal llamada 'guerra' contra el narcotráfico".

"Todo ello ha difuminado los derechos y la seguridad de las personas en general", denunciaron las ONG hoy al presentar las conclusiones del encuentro.

En el documento final consideran "alarmantes" los mensajes incongruentes del Estado con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y circunstancias como que vaya avanzando la iniciativa de Ley de Seguridad Nacional (LSN) propuesta por el presidente Felipe Calderón en abril de 2009, que está aún en trámite legislativo.

Otros hechos que complican la labor de la prensa y de las ONG son "la militarización, la aplicación del fuero militar en casos de violaciones de derechos humanos, la represión, y el incumplimiento e ineficaz implementación de las medidas de protección ordenadas por el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos".

También, señalaron los participantes en el IV Encuentro que en términos generales en México hay actualmente un incremento de "las amenazas, hostigamiento y actos violentos". Asesinatos contra los activistas y periodistas, "e inclusive el asesinato de sus familias".

Un obstáculo más a su labor son las "campañas de desprestigio" que padecen por parte de distintas autoridades y agentes sociales que se han mostrados críticos con su labor.

Ejemplo de lo anterior son declaraciones como la efectuada el 26 de julio pasado por el secretario de Marina, Francisco Saynez, quien aseguró que el crimen organizado manipula "mediante engaños" a grupos de ciudadanos para que "con la bandera de los derechos humanos" busquen dañar a las instituciones.

Por todo ello, los defensores de derechos humanos y periodistas exigieron al Estado Mexicano que "cumpla con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos en general, garantice la labor de defensa de derechos humanos, e implemente mecanismos y medidas de protección" para ambos colectivos.

Tanto los colectivos de periodistas como de defensores están a la espera de que el Estado instrumente mecanismos eficaces y eficientes de protección para sus miembros en la presente coyuntura violenta en que está inmerso México.

Pidieron que en los procesos para crearlos se den con "procedimientos transparentes" y que en todo caso se asignen presupuestos para que el funcionamiento de esos mecanismos sea el adecuado.

La declaración la suscribieron, entre otros, el Bloque Nacional de Periodistas, el Programa de Agravios a Periodistas de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la organización no gubernamental Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), la Casa del Migrante de Saltillo, la Universidad Iberoamericana (UIA) y el Centro Miguel Agustín Pro Juárez (ProDH), entre otros grupos.