Un total de 7.340.841 guatemaltecos quedaron inscritos en el padrón electoral para votar en los comicios generales del próximo 11 de septiembre, en los que por primera vez el oficialismo no tendrá candidato presidencial, informó hoy el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El jefe del Departamento de Inscripción de Ciudadanos del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Leonel Escobar, dijo a periodistas que en el padrón quedaron inscritas 3.736.169 mujeres y 3.604.672 hombres, la mitad de los casi 14 millones de habitantes de Guatemala.

En los comicios generales de 2007, cuando la población era de unos 11 millones, el padrón electoral ascendió a 5.990.019 ciudadanos.

De acuerdo con el Tribunal Electoral, para los comicios generales se instalarán unos 2.500 centros de votación que aglutinarán a 17.000 juntas receptoras de votos.

En las próximas elecciones, los guatemaltecos tienen que votar por presidente, vicepresidente, 158 diputados al Congreso, 20 al Parlamento Centroamericano y 333 corporaciones municipales para el periodo 2012-2016.

A un mes de los comicios, el favorito para ganar la Presidencia es el general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota (PP-opositor), al que las encuestas dan un promedio del 30 % de la intención de voto.

Sandra Torres, su más cercana contendiente con menos del 20 % del favoritismo, quedó el lunes fuera de la carrera electoral después de que la máxima corte del país declarara su postulación ilegal.

Con esa decisión judicial, el oficialismo se quedó, por primera vez en la era democrática que comenzó en 1986, sin un candidato presidencial.

Los magistrados apelaron al artículo 186 de la Constitución, que prohíbe a familiares del presidente optar a la presidencia o vicepresidencia y que Torres intentó evadir al divorciarse de Colom el pasado abril.

Además de Pérez, corren por la Presidencia otros ocho candidatos y solo falta por definirse la participación del expastor evangélico, Harold Caballeros, de la coalición Visión con Valores y Encuentro por Guatemala (Viva-EG).

Caballeros sigue con su batalla legal en la Corte Suprema de Justicia luego de que el TSE le rechazó su inscripción por considerarla ilegal ya que fue ministro de una iglesia evangélica.