El presidente de Haití, Michel Martelly, manifestó hoy en Chile su deseo de que las fuerzas de pacificación de la ONU destacadas en su país puedan transformarse en una misión para el desarrollo.

Martelly dio las gracias al Gobierno de Chile por su aportación con un contingente de medio millar de hombres a la Misión para la Estabilización de Haití de las Naciones Unidas (Minustah), que además desde junio pasado está a cargo del excanciller chileno Mariano Fernández.

"Un día queremos que la misión de mantenimiento de la paz se convierta en una misión de desarrollo", expresó Martelly en una comparecencia ante los medios de comunicación junto con el presidente chileno, Sebastián Piñera, en la que no se aceptaron preguntas.

Martelly fue recibido en el palacio presidencial por su homólogo chileno tras depositar una ofrenda floral ante el monumento al libertador Bernardo O'Higgins.

Al llegar a la Moneda, su anfitrión, Sebastián Piñera, declaró que "Haití es un país que ha tenido una historia llena de logros, y tiene un presente con muchos desafíos, pero tiene un futuro lleno de esperanza".

"Al asumir el cargo (de presidente) usted ha demostrado un coraje y un compromiso con su pueblo que admiramos", dijo Piñera al mandatario haitiano.

Martelly, un cantante popular sin experiencia previa en la política, asumió hace tres meses la Presidencia de Haití con el desafío de levantar al país más pobre de América y que en enero de 2010 además fue sacudido por un terremoto que causó más de 300.000 muertos.

El nuevo gobernante haitiano destacó la presencia de la Minustah cuando en 2004 su país vivió "momentos caóticos", en alusión a la situación que desencadenó las protestas de la oposición que acabaron con la salida del país del presidente Jean Bertrand Aristide y en las que participó el propio Martelly.

Martelly elogió el hecho de que Chile acudió en socorro de Haití cuando se produjo la tragedia de 2010 y mantuvo esa ayuda a pesar de que un mes después él mismo fue golpeado por otro terremoto, de 8,8 grados Richter, que causó medio centenar de muertos.

"Chile fue uno de los primeros países en ayudar, y hoy es básica su aportación en materia de educación", subrayó Michel Martelly, quien agregó que para que Haití supere sus problemas "hay que llevar a los niños y jóvenes a las escuelas, porque de esa forma se estarán sacando a bandidos de las calles".

En tanto, el presidente Piñera afirmó que Haití se ha visto golpeado en los últimos tiempos por la inestabilidad política y por la fuerza destructiva, con terremotos y huracanes.

"Pero hoy día tiene un sistema y un régimen democrático encabezado por el presidente Martelly", subrayó Piñera, quien enfatizó que "el Gobierno de Chile está profundamente comprometido con la recuperación tanto de las instituciones como de la economía y el pueblo haitianos".

"Queremos reforzar ese compromiso -dijo- en los temas que son de interés del pueblo de Haití y donde nosotros tenemos la posibilidad de hacer aportes fecundos", como la infancia, la seguridad, la educación, el desarrollo rural y la presencia de la Minustah.

"Chile va a estar junto a usted; vamos a colaborar hombro con hombro para que su gobierno sea un buen gobierno para el pueblo de Haití, que sin duda se merece un futuro mejor", agregó.

Por otro lado, el gobernante haitiano también conocerá de cerca los trabajos de reconstrucción tras el terremoto del 27 de febrero de 2010 en Chile y sostendrá un encuentro con haitianos residentes en el país suramericano.

Precisamente, Martelly viaja hoy a Rancagua, a 90 kilómetros al sur de Santiago, donde visitará un conjunto de edificios que fueron dañados por el terremoto de 2010, otras viviendas que se encuentran en construcción y una serie de casas ya finalizadas.

En esa actividad, Martelly será acompañado por los ministros chilenos de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno y de Vivienda, Rodrigo Pérez Mackenna.

A su regreso a Santiago, Martelly se reunirá con los haitianos residentes en la municipalidad de Quilicura, donde se han instalado la mayoría de los inmigrantes llegados en los últimos años a Chile desde el país caribeño, tras lo cual asistirá en el palacio de la Moneda a una cena en su honor.

El presidente haitiano continuará mañana en Argentina su primera gira por Suramérica tras su llegada al poder en mayo pasado.