La legisladora republicana Mary Bono Mack solicitó hoy información sobre los presuntos ciberataques a entidades y corporaciones de EE.UU. y otros 13 países que fueron identificados la semana pasada por la empresa McAfee.

Bono Mack, que preside el subcomité de Comercio de la Cámara de Representantes, envió una carta a Dmitri Alperovitch, vicepresidente de la división de análisis de amenazas cibernéticas de McAfee, en la que pidió más detalles sobre la campaña de ataques.

La legisladora californiana envió un cuestionario a McAfee sobre los ciberataques, la posibilidad de que éstos continúen, su impacto financiero a los negocios y consumidores en EE.UU., y las medidas que pueden tomar el Gobierno y el sector privado para prevenir o contrarrestarlos.

Según el informe de McAfee, el Gobierno de EE.UU., Naciones Unidas y el Comité Olímpico Internacional figuran entre las más de 70 entidades que han sido víctimas de un mismo ciberataque desde 2006.

Un único autor se encuentra detrás de estos ataques informáticos que han afectado también a multinacionales e incluso organizaciones sin ánimo de lucro, según la investigación.

En el ciberataque, denominado "Operation Shady RAT", se logró la infiltración y robo de datos de gobiernos, compañías y organizaciones en países como Canadá, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Suiza, India, Vietnam y el Reino Unido.

McAfee no identificó la fuente del ataque y tampoco ha querido divulgar los nombres de la mayoría de las empresas afectadas para evitar el pánico de sus clientes y accionistas.

Algunos expertos en seguridad creen posible que el Gobierno de China, con la ayuda de piratas informáticos, esté desarrollando una compleja unidad para el lanzamiento de ciberataques.

Bono Mack promueve en la Cámara Baja el "SAFE Data Act" que, entre otros elementos, exige que las empresas notifiquen a los consumidores si su información confidencial ha quedado expuesta a ciberataques.

La medida ya fue aprobada en el Comité de Comercio de la Cámara Baja el mes pasado y tiene que votarse también en el Comité de Energía y Comercio y posteriormente en el pleno.