El presidente de Bolivia, Evo Morales, concluyó hoy la etapa pequinesa de su viaje a China con una invitación a la inversión china para industrializar los recursos naturales de su país, con el objetivo de diversificar la economía.

Morales también se reunió en el Gran Palacio del Pueblo con el presidente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo) de China, Wu Bangguo, y después con el primer ministro, Wen Jiabao, con quien reafirmó la voluntad compartida de impulsar las relaciones.

"Estamos convencidos de que este viaje servirá para fomentar el desarrollo de las relaciones entre China y Bolivia", dijo el jefe del Ejecutivo chino a Morales.

Wen dijo a Morales, al recibirle en su residencia oficial de Zhongnanhai, que le agradecía su asistencia a la Universiada que mañana se inaugura en la ciudad china de Shenzhen (el presidente boliviano es el único líder latinoamericano presente en la ceremonia de apertura).

"El deporte siempre es integrador", respondió el presidente boliviano ante los periodistas durante los saludos, antes de iniciarse a puerta cerrada la reunión oficial.

Morales destacó que China es capaz de organizar manifestaciones deportivas "impresionantes", como fueron los JJOO de 2008 y lo será sin duda la Universiada.

El líder boliviano se reunió asimismo hoy con representantes del Banco de Desarrollo de China para buscar financiación en proyectos de Bolivia, aunque no se dieron más detalles de esta reunión, revelada ayer por el propio mandatario.

Después, Morales fue investido doctor honoris causa por la Universidad del Pueblo de Pekín.

Mañana, antes de asistir a la inauguración de la Universiada, se reunirá en Shenzhen, ciudad vecina a Hong Kong, con su homólogo, Hu Jintao.

En la misma ciudad Morales visitará también la sede de Huawei, uno de los dos gigante chinos de las telecomunicaciones que se disputa el mercado latinoamericano con ZTE, que recibirá al mandatario boliviano el 14 de agosto en Shanghái, último día de su viaje a China.

Acompañan al presidente Morales los ministros de Planificación, Viviana Caro, y de Comunicaciones, Iván Canelas, en una visita que se centra en reunirse con gigantes chinos ya presentes en el país andino en el sector de recursos naturales, así como en la búsqueda de nueva inversión china.

Sin embargo, el mandatario boliviano ha reiterado que "cualquier industrialización del hierro, el litio, el gas o el petróleo, entre otros, será en Bolivia y no seguiremos vendiendo solamente materias primas"

La demanda de litio, elemento clave en la fabricación de baterías, aumentará rápidamente con la carrera mundial por la electrónica y los vehículos eléctricos.

Empresas de Brasil, Corea del Sur, Francia y Japón, además de China, desean desarrollar el litio del Salar de Uyuni boliviano, que concentra el 70 por ciento de las reservas mundiales de este metal.

"Llegué a China con acuerdos serios ya firmados y ojalá pueda convencerles de algunos temas en los que tenemos mucho interés", señaló el propio Morales.

"Me gustaría tener la capacidad de convencer para que hagan más inversiones con prioridad al tema productivo. Hasta ahora no podemos quejarnos pues China cooperó, por ejemplo con perforadoras para agua, y hemos avanzado bastante en gas y petróleo", concluyó.

El presidente visitó ayer la sede del Citic Group, con quien su Gobierno firmó un principio de acuerdo para industrializar litio, y la Corporación Industrial Gran Muralla, subsidiaria de la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China.

Ésta última fabrica el satélite boliviano Túpac Katari, con una inversión de 300 millones de dólares, financiada por el Banco de Desarrollo de China.

El satélite será lanzado en 2013 desde el Centro de Lanzamiento de Xichang (suroeste), y su misión será ofrecer servicios de telecomunicaciones y apoyar iniciativas educativas y médicas.