El pago de indemnizaciones por parte del Estado paraguayo a las víctimas y familiares de desaparecidos durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989) asciende a 9,4 millones de dólares en lo que va de este año.

El Ministerio de Hacienda concretó este miércoles durante un acto en su sede, en el que participó el presidente paraguayo, Fernando Lugo, el desembolso de 19.992 millones de guaraníes (unos 5,1 millones de dólares) para 224 víctimas del régimen stronista.

Ese monto eleva a 36.888 millones de guaraníes (unos 9,4 millones de dólares) los pagos realizados desde enero hasta la fecha.

El Estado promueve periódicamente y desde hace varios años a través de Hacienda y de la Defensoría del Pueblo indemnizaciones para las víctimas, perseguidos y familiares de los desaparecidos durante los 35 años de Gobierno de Stroessner.

"Hoy día está ocurriendo algo muy importante. Cuando era chica y nos perseguía la Policía, yo pensaba que las cosas tendrían un giro y que nosotros, como familia, íbamos a estar algún día en una gran sala como esta, donde toda la gente nos aplaudiría", dijo Sonia Correa, una de las beneficiadas con el nuevo pago.

La mujer realizó un emotivo relato sobre las persecuciones que padeció junto a sus padres, Ramón Correa y Celsa Correa.

"Yo soñé con este momento. Presidente, señoras y señores, mis padres ya no están, no están físicamente aquí, pero están en nuestras memorias por siempre y para siempre", expresó Correa.

Por su parte, Lugo elogió las luchas de los perseguidos y desaparecidos durante el régimen dictatorial y los calificó como "héroes que han preferido la cárcel antes que vivir de rodillas".

La Comisión de Verdad y Justicia, que investigó las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la dictadura, indicó en su informe final, divulgado el 28 de agosto de 2008, que al menos 59 personas fueron ejecutadas y otras 336 desaparecieron durante la dictadura.

Además, la Comisión situó en 128.076 el número de perseguidos a partir de 2.069 testimonios de supervivientes y familiares de desaparecidos.

Stroessner, tras ser derrocado durante el golpe militar del 2 y 3 de febrero de 1989, se asiló en Brasil, donde residió hasta su muerte, en agosto de 2006.