El almirante Gary Roughead, jefe de Operaciones Navales de la Marina de EE.UU., manifestó hoy su voluntad de alcanzar acuerdos de cooperación con Brasil para garantizar la seguridad en los grandes eventos deportivos que el país suramericano organizará en los próximos años.

"La cooperación entre las dos Marinas es extraordinaria. Debemos trabajar de forma conjunta porque la seguridad en las citas deportivas es muy importante", dijo Roughead en una rueda de prensa en Río de Janeiro.

Brasil organizará la Copa de las Confederaciones de 2013, el Mundial de fútbol de 2014, la Copa América de 2015 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

El almirante estadounidense se reunió hoy con el comandante de la Marina de Brasil, Julio Soares de Moura, en un encuentro en el que ambos subrayaron la necesidad de reforzar la seguridad marítima y la cooperación bilateral entre los dos países.

"Tenemos la capacidad y las condiciones para conseguir buenos resultados en materia de seguridad durante la celebración de las competiciones", señaló Soares de Moura antes de apuntar que de momento no se ha firmado ningún acuerdo de cooperación entre Brasil y EE.UU.

Roughead fue condecorado con la Orden del Mérito Naval, con la que se distingue a personalidades civiles y militares de cualquier nacionalidad por la prestación de servicios de destacada importancia a la Marina de Brasil.

El almirante, que manifestó su agradecimiento por la distinción, subrayó la importancia del trabajo conjunto y destacó que la relación de cooperación se cimenta sobre los valores del respeto y del apoyo mutuo con el objetivo de profundizar en la seguridad marítima.

Soares de Moura, por su parte, agregó que el mar es "fundamental" para su país porque en él se encuentran las reservas de gas y de petróleo, además de ser estratégico para garantizar las importaciones y exportaciones brasileñas.

"La relación entre la Marina de Brasil y de EE.UU va más allá de la diplomacia y supone una contribución para el intercambio político y económico", concluyó el comandante.

Roughead, que tenía previsto comenzar su visita a Brasil el pasado lunes, retrasó su llegada después de que 30 soldados estadounidenses muriesen al estrellarse su helicóptero en Afganistán en el marco de una operación contra los talibanes, que se atribuyeron el ataque.