El Comité Ciudadano de Expresos Políticos Cubanos en España denunció hoy la expulsión de unas quince personas, entre disidentes y familiares, del programa de protección internacional asistida y reclamó al Gobierno español que solucione la situación de "desamparo" en la que viven actualmente.

En esta situación se encuentran los expresos Néstor Rodríguez Lobaina, Carlos Martín Gómez, Erick Caballero Martínez y Alfredo Pulido López, entre otros, según dijo hoy en rueda de prensa José Gabriel Ramón Castillo, secretario del citado Comité Ciudadano.

Recordó que hace sólo dos días entregaron una carta en el Palacio de la Moncloa dirigida al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, reclamando que resuelva esta situación.

"El Gobierno español debe tomar partido, es responsable de esta situación", aseguró Ramón Castillo.

Néstor Rodríguez, fundador del Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia, llegó a España en abril pasado y desde entonces ha residido en la ciudad de Málaga (Andalucía, sur).

El pasado 11 de julio denunció haber sido excluido del programa de atención a solicitantes de protección internacional por supuesto "incumplimiento" de las normas de funcionamiento.

Hoy explicó que recibió una carta de la Cruz Roja de Málaga en la que se le comunicó que había perdido su condición de beneficiario del citado programa y que dejaría de recibir la prestación y servicios que tal carácter implicaba.

La carta dice que su exclusión obedece al "incumplimiento grave y reiterado de las normas de funcionamiento" y por "faltar a una cita", acusaciones que él mismo volvió a negar hoy.

Rodríguez señaló que se trata de una "decisión unilateral" de Cruz Roja Málaga y, en concreto, de tres trabajadores del centro que expresaban "hostilidad y acoso" hacia él, su mujer y su hija de diez meses, por lo que aseguró que las acusaciones "no son ciertas". "Son mentiras y calumnias", matizó.

"Se trata de una medida excesiva, extrema y cruel", dijo el expreso cubano, quien subrayó la situación de "desamparo" en la que vive su familia.

Además, el disidente Carlos Martín Gómez y seis familiares con los que llegó de Cuba en marzo pasado iniciaron el 28 de julio un plante frente a la sede del Ministerio español de Asuntos Exteriores, en Madrid, para denunciar la situación de precariedad y abandono en que se encuentran.

Este expreso, expulsado de un centro de Málaga junto a su familia tras ser acusados de supuestas agresiones físicas y amenazas al personal, forma parte del centenar de opositores cubanos que entre julio de 2010 y abril pasado llegaron a España junto con unos 650 familiares en el proceso abierto entre el Gobierno y la Iglesia Católica de Cuba, con el acompañamiento del Gobierno español.

Así, José Gabriel Ramón Castillo también denunció la precaria situación de Martín Gómez, que está acompañado en su plante por varios familiares, entre ellos una anciana y dos menores.

No obstante, el Comité Ciudadano de Expresos agradeció al Gobierno español haber propiciado el proceso de acogimiento en el país y le exhortó a seguir "interesándose" por la situación de los disidentes.

Los expresos expulsados del programa de protección internacional recibieron el apoyo de la Fundación Hispano Cubana, donde precisamente se celebró la rueda de prensa.

Orlando Fondevila, de la Fundación, expresó su solidaridad con los disidentes y consideró también "excesiva" las medidas de expulsión aunque haya habido "algunas indisciplinas".