El presidente del país, Rafael Correa, ultima su informe de la nación, que presentará mañana ante el pleno de la Asamblea Nacional en el que intervendrán también algunos de sus ministros coordinadores, informó a Efe una portavoz de la presidencia.

El mandatario, que está trabajando en el discurso que pronunciará mañana a las 10:00 horas locales (15:00 Gmt), adelantó en su cuenta twitter que el título del Informe de la Nación será "buscar la justicia para lograr la libertad".

La portavoz señaló que la intervención de los ministros coordinadores tiene la finalidad de que se conozca la totalidad de la gestión del gobierno.

El mandatario presentará su informe en una fecha señalada para Ecuador, puesto que mañana, 10 de agosto, se conmemora el día en que los precursores de la independencia del país formaron una junta de gobierno provisional en 1809.

También existe expectativa por una reciente declaración de Correa en la que dijo que, tras el Informe de la Nación, no descarta aplicar la llamada "muerte cruzada", por la cual se disuelve el Parlamento y se convoca de inmediato a nuevas elecciones presidenciales a las que él mismo podría presentarse.

El 10 de agosto "se verá" como está la correlación de fuerzas en la Asamblea y si la oposición pretende obstruir la gestión del Gobierno se aplicará la "muerte cruzada", dijo Correa en su informe sabatino de labores del pasado 30 de julio.

"Si se pierde la mayoría y se forma una mayoría que sólo quiere boicotear al Gobierno nacional yo prefiero irme a mi casa. Mi renuncia está siempre en las manos del pueblo ecuatoriano", remarcó entonces el mandatario.

El 31 de julio se debía elegir el presidente de la Asamblea y a los vicepresidentes del organismo, y aunque el candidato oficialista, Fernando Cordero, salió reelegido, el partido gobernante y la oposición no alcanzaron un acuerdo respecto a los vicepresidentes, por lo que el jueves 11 de agosto está previsto un pleno para tratar de elegirlos.

Por otro lado, la asamblea seguirá custodiada por militares, después de que el mandatario ordenase ayer "un decreto ejecutivo" en el que sigue el estado de excepción en esta institución, informó hoy este organismo en un comunicado publicado en su web.

Antiguamente, la asamblea estaba custodiada por policías, pero tras la sublevación que protagonizaron el 30 de septiembre de 2010, fueron substituidos por militares.

Ese día, los policías no dejaron entrar a la Asamblea a los legisladores, quienes no pudieron acudir al pleno.

Además, los agentes sublevados retuvieron a Correa durante casi todo el día en el hospital de esta institución.

El discurso de mañana se transmitirá por los medios públicos ecuatorianos.