Los republicanos conservadores probaron su fuerza en el caótico debate sobre la deuda nacional en las dos cámaras del Congreso en Washington, pero en California, un estado más inclinado hacia la izquierda, los moderados tratan de llevar al partido hacia el centro en los temas de inmigración, armas y derechos de los gays, de cara a los comicios federales del 2012.

Las fricciones más recientes en una larga lucha entre conservadores y políticos de centro en California surgen mientras los republicanos buscan vías para que sus candidatos sean más competitivos en un estado donde los demócratas controlan la Legislatura, ocupan cada oficina gubernamental y cuentan con una creciente ventaja en el registro de votantes.

Reflejan también las tensiones que se presentan en la nación, a medida que los aspirantes a la presidencia realizan maniobras para las primarias del año próximo.

Una reforma propuesta de la plataforma del Partido Republicano de California busca retirar las muestras de oposición a varios derechos de las parejas homosexuales, como la adopción de niños, las prestaciones sociales y la custodia de menores. Tampoco hace mención a intenciones de revocar medidas sobre el aborto y retira una exigencia de retirar prácticamente todas las prestaciones estatales y federales a los inmigrantes que se encuentran sin autorización legal en el país.

En materia de inmigración, los cambios tentativos representan un reconocimiento de los cambios en el estado. Los hispanos representaron alrededor del 80% del aumento en el número de votantes registrados en California durante la última década, de acuerdo con el encuestador Mark DiCamillo de la firma independiente Field Poll. El apoyo de los hispanos "es el asunto más importante que enfrenta el Partido Republicano en California", dijo DiCamillo.

La plataforma actual convoca a negar la mayoría de las prestaciones a los inmigrantes sin papeles; señala que esas personas deben aprender inglés y considera que ese idioma constituye la lengua oficial del gobierno. En la nueva versión del ideario, se indica sólo que el gobierno federal debe proteger la frontera y alcanzar a un acuerdo sobre una reforma migratoria.

Las cifras electorales más recientes para los republicanos en California no son alentadoras.

En el 2010, cuando los republicanos se apuntaron victorias contundentes en el Congreso federal y en las legislaturas estatales en toda la nación, los demócratas de California triunfaron sin problemas en ocho contiendas electorales.

Pese al crecimiento acelerado de su población, había en California más militantes republicanos registrados en 1988 que en la actualidad. El partido está en riesgo de caer a menos del 30% del total de votantes registrados en todo el estado. Los demócratas tienen el 44% y los independientes superan a los republicanos en 14 de los 53 distritos legislativos del estado.

Los hispanos podrían eclipsar a quienes no lo son y representarán el grupo racial o étnico más numeroso en el estado para el 2020. Pero ese grupo tiende a votar por los demócratas.

Los independientes, aproximadamente dos de cada 10 votantes, suelen también inclinarse a la izquierda en California.

Los conservadores consideran que los principios fundamentales del partido están en riesgo.

"Es como castrar las ideas conservadoras", dijo Mike Spence, activista del partido durante años. Los cambios propuestos sugieren que "el Partido Republicano no cree en nada".

Las reformas planteadas llegan en un momento en que los conservadores en Washington han hecho muestra de su nuevo poder en el debate sobre el presupuesto y la deuda. Asimismo, los cambios parecen incompatibles con algunos líderes ascendentes en el grupo republicano, quienes han llevado al partido más a la derecha en temas fiscales y sociales.

Pero los defensores de los cambios señalan que el partido en California tiene que transformarse. Es superado en número de militantes y parece en camino de perder el control de más escaños, después de la redefinición de los distritos.

Para esos republicanos, la plataforma debería enfocarse en la economía y el empleo, que constituyen la mayor preocupación para los votantes.

El borrador no elimina la oposición al derecho al aborto ni el apoyo al matrimonio como derecho exclusivo de los heterosexuales. Tampoco busca imponer controles más estrictos a la compara de armas de fuego.

Simplemente, hace que esos temas sean menos visibles.

La plataforma actual, adoptada en el 2008, señala que las disposiciones en el estado "privan de armas de fuego a ciudadanos que cumplen con la ley". Insta a que se ponga fin a los periodos de espera para la compra de armas de fuego y a una inclusión del derecho a portar armas ocultas en la constitución del estado. En la versión propuesta, se incluye una sola oración sobre la posesión de armas de fuego, señalando que el partido apoya los derechos de Segunda Enmienda constitucional.

Desaparece una sección detallada, que se titula "El derecho a la vida" y que incluye un exhorto a revertir una decisión judicial histórica, conocida como Roe contra Wade, que legalizó el aborto. La sección podría ser sustituida por un solo enunciado sobre la protección de la vida humana inocente, sin incluir en absoluto la palabra "aborto".

La plataforma propuesta declara que el partido "apoya el matrimonio tradicional", un cambio significativo respecto del 2008, cuando señalaba que el matrimonio debía ser definido como la unión entre un hombre y una mujer, y que las escuelas no deberían enseñar que la homosexualidad era algo "aceptable" o un "estilo de vida".

En dos ocasiones, los californianos han votado para prohibir los matrimonios entre personas del mismo sexo, pero el año pasado, un juez federal declaró que la prohibición más reciente, conocida como Propuesta 8, era inconstitucional. El fallo ha sido impugnado en una corte.

Además, el ideario retira una oración que se opone al suicidio asistido, así como un renglón que señala que el partido apoya la investigación con células-madre, "que se enfoque en hallar una cura, no en destruir la vida humana inocente".

En un estado tan grande como California, nunca es tarea fácil definir a un republicano típico.

El presidente del partido en el estado, Tom Del Beccaro dijo que consideraba la disputa ideológica como una discusión de rutina, pero se negó a dar detalles sobre los cambios propuestos.

"Esto ha sido aprobado por un comité pero debe ir subiendo por la escalera", explicó Del Beccaro. "No creo que el resultado final, cuando adoptemos nuestra plataforma, sea muy diferente a lo que era hace cuatro años".

___

Michael R. Blood's está en Twitter como http://twitter.com/MichaelRBloodAP.