Estados Unidos celebró hoy el tono más crítico que ha adoptado la Liga Árabe hacia Siria, que según dijo el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, demuestra nuevos signos de rechazo de la comunidad internacional a los "brutales" actos del régimen sirio.

"Nos sentimos muy alentados y reforzados por la firme posición que hemos visto este fin de semana por parte de la Liga Árabe y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG)" contra la represión en Siria, dijo Toner en su rueda de prensa diaria.

"Estas son nuevas señales de que la comunidad internacional, al igual que nosotros, repudia las brutales acciones del Gobierno sirio y está con la población siria", señaló Toner que consideró que el rechazo de la Liga Árabe es una señal de que el presidente sirio, Bachar al Asad, y su Gobierno se están "aislando".

El pasado fin de semana el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, que representa a 22 países, condenó en un comunicado por primera vez la represión de las fuerzas de seguridad sirias, que se ha recrudecido desde el inicio del mes de Ramadán.

Por otra parte, el pasado día 6, el CCG -formado por Arabia Saudí, Omán, Catar, Kuwait, Baréin y Emiratos Árabes Unidos- instó a Siria a que ponga fin a la violencia y a las acciones armadas, y reclamó la puesta en marcha de "reformas serias que garanticen los derechos del pueblo".

Además, Arabia Saudí, Kuwait y Baréin llamaron a consultas a sus embajadores en la capital siria, añadiendo presión al régimen de Asad.

En cuanto a si Estados Unidos está dispuesto a retirar a su embajador, Toner señaló que es una decisión de cualquier nación soberana, pero el Gobierno estadounidense, que según dijo, discutió el tema la semana pasada ha decidido dejar a su representante diplomático.

"Consideramos que está desempeñando un importante papel sobre el terreno, dando testimonio de lo que está pasando en Siria", agregó.