Los principales partidos políticos belgas han retrasado hasta el próximo día 22 la ficha fijada para retomar las negociaciones destinadas a formar gobierno, a fin de tener más tiempo para llevar a cabo reuniones preparatorias, publica hoy la prensa.

El rey Alberto II propuso el mes pasado que los ocho partidos flamencos y francófonos volvieran a reunirse hacia el 15 de agosto, pero los responsables políticos han decidido ahora darse una semana más de tiempo para preparar el terreno, según el diario "De Standaard"

Elio Di Rupo, líder socialista francófono y designado "formador" de Gobierno por el rey, ha previsto varios contactos bilaterales con los presidentes de los partidos en la semana del 15 de agosto.

Los partidos tratarán de avanzar en las discusiones sobre los proyectos legislativos más controvertidos incluidos en las negociaciones.

Uno de los más importantes es la propuesta de dividir el distrito electoral especial de Bruselas Halle Vilvoorde (BHV), un punto reclamado por los flamencos y que los francófonos pueden estar ahora dispuestos a discutir, pese a que puede suponer la pérdida de sus privilegios lingüísticos en la periferia de la capital.

Asimismo, los ocho partidos volverán a debatir sobre otros aspectos de la reforma del Estado como la transferencia de más competencias a las regiones, y la reforma de la ley de financiación y autonomía fiscal de las mismas.