El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, aseguró hoy que el mundo ha perdido la capacidad de controlar al mercado y apuntó que esta es la causa de la actual crisis internacional.

La economía mundial está "sometida a esta entelequia llamada mercado", remarcó Correa en una entrevista con una emisora local en la ciudad de Zamora (sureste) y dijo que además ha sido "irresponsable" la conducta especulativa de los grandes bancos al otorgar créditos.

Abogó por crear un sistema de gobernanza mundial para controlar al mercado y dijo que América Latina debería asumir medidas estructurales para afrontar los efectos de una eventual profundización de los problemas financieros en Estados Unidos y en Europa.

Para Correa, que es economista de profesión, se ha construido un mercado mundial, "pero no se ha creado una sociedad mundial, no se ha creado un sistema de gobernanza mundial para gobernar ese mercado" y regular sus abusos.

El "gran desafío", según el mandatario, "no es sólo un salvataje para Grecia, es un cambio fundamental: que la sociedad planetaria domine al mercado planetario".

Aseguró que su país estudia estrategias para minimizar los efectos de una eventual crisis en Estados Unidos y alentó a que América Latina se una para hacer frente a ellos.

"Esta crisis nos va a afectar a todos", pero la región debe prepararse para "minimizar los costos" derivados de ella, añadió Correa al señalar que su Gobierno sigue de cerca la situación en Europa y Estados Unidos.

"Es preocupante lo que está pasando, las bolsas de valores se han desplomado" y ello supone efectos en el mundo, dijo y apuntó que los riesgos de una crisis se notarían de forma particular en América Latina, "una región tan dependiente del mercado norteamericano, una región tan vulnerable a las crisis internacionales".

Correa instó a corregir los "absurdos históricos" aplicados en la región y dijo que hacerlo requiere de "coordinación y decisión política" de todos los gobiernos latinoamericanos.

De esta crisis, "América Latina está aprendiendo" y debería pensar en crear una "propia arquitectura financiera", un sistema de reservas propio y un Banco del Sur para su desarrollo, así como "una moneda regional para comerciar entre nosotros".

Esas propuestas llevará Ecuador a la reunión de ministros de Economía de Suramérica, que se realizará el próximo 12 de agosto en Buenos Aires, en la que se analizarán medidas para afrontar los efectos de una posible crisis económica generada en Estados Unidos.

Pedro Páez, presidente de la Comisión Técnica Presidencial Ecuatoriana para el Diseño de la Nueva Arquitectura Financiera Regional, anunció que como parte de la estrategia diseñada por su país se incluye un plan para fortalecer la cooperación entre los bancos centrales de la Unión de Naciones Suramericana (Unasur).

"Esta estrategia tiene el objetivo de abandonar la dependencia de las reservas económicas estadounidenses", apuntó Páez, tras destacar que dicha cooperación "permitirá hacer más eficientes los flujos de liquidez en el continente" y que para ello "se necesita también la ayuda de la banca privada".

El resultado de esa estrategia será "el establecimiento de un mercado de liquidez continental", añadió el experto ecuatoriano, que también propondrá "transformar el Fondo de Reserva latinoamericano para hacerlo más accesible y así establecer una matriz de créditos recíprocos".

Ello, dijo Páez en declaraciones reproducidas por la Cancillería ecuatoriana, otorgará "facilidades de emergencia para balanza de pagos o caja fiscal, permitiendo hacer frente, con gran eficacia, no sólo la situación macroeconómica y financiera regional, sino la estabilidad económica en el continente".