La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH exigió hoy a Venezuela que investigue el atentado contra la sede regional del canal público Vive en Zulia (oeste), donde resultaron heridas dos personas.

"La Relatoría Especial expresa su repudio ante estos actos de violencia e intolerancia y encuentra fundamental que las autoridades del Estado venezolano investiguen el ataque con diligencia y prontitud", dijo en un comunicado el organismo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El ataque se produjo la mañana del pasado domingo, cuando un equipo de este canal cultural salía de las oficinas y unos desconocidos les dispararon desde una camioneta "de forma indiscriminada", según relató el presidente del canal, Ricardo Márquez a la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

Como resultado, el policía Gustavo Ceballos recibió un impacto de bala en la pierna derecha, y el empleado de seguridad del canal José Brito sufrió una fractura en una pierna, al caer de una escalera mientras intentaba protegerse de los proyectiles, aseguró la Relatoría.

Vive es un medio de comunicación del Estado venezolano, inaugurado por el presidente Hugo Chávez en 2003, y que, según señala en su página web, impulsa la democracia participativa y protagónica, la solidaridad y la integración latinoamericana.

El órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA) exigió la investigación con el fin de "prevenir la repetición de este tipo de hechos, identificar a los responsables, juzgarlos y, en su caso, sancionarlos, así como reparar a las víctimas de manera justa".

Tanto la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) como el Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela (CNP) han condenado el ataque.