El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, abogó hoy por una salida pacífica a la crisis en Libia y rechazó los ataques de las fuerzas de la OTAN en esa nación del norte de África.

La de Libia "es una situación que vemos con preocupación, que quisiéramos que se resuelva democráticamente, pacíficamente", remarcó Correa en un encuentro con la prensa extranjera acreditada en su país.

El mandatario ecuatoriano dijo que le "parece horroroso que un grupo de naciones se crea con el derecho de bombardear a otro país" y criticó que las fuerzas contrarias al régimen de Muamar al Gadafi hayan matado a civiles.

"Mataron a tres nietos de Gadafi (el líder libio) y ¿quién dijo algo?", se preguntó Correa y añadió que le molesta "la forma de tratar estos conflictos, el desprecio un poco por la vida".

Rechazó los argumentos de la intervención en Libia por parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), según él, "incluso tergiversando, estirando un poco" la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Ojalá se resuelva de forma pacífica" la situación crítica en los países árabes y que "lo resuelvan los pueblos", afirmó Correa.