El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó hoy que el narcotráfico es un problema de seguridad nacional al que hay que combatir "con toda contundencia", aunque aclaró que sólo puede ser enfrentado a nivel global.

En un encuentro con la mesa directiva del Senado mexicano, encabezada por Manlio Fabio Beltrones, Santos reiteró que Colombia y México "no tienen alternativas diferentes" ante el problema del narcotráfico, más que continuar el combate "con toda vehemencia" y "contundencia".

Para nosotros "es un problema de seguridad nacional, así de sencillo", manifestó el mandatario durante su segundo día de visita de Estado a México.

Explicó que en Colombia se lograron importantes éxitos en esta lucha, aunque admitió que el narcotráfico permanece debido a que a nivel mundial existen incentivos "perversos" que provocan que más personas se involucren en actividades delictivas.

"Ese negocio sigue porque el mundo no ha sido capaz como un todo de encontrarle una solución a este problema", puntualizó Santos, quien ayer se entrevistó con su colega mexicano, Felipe Calderón.

Mientras más éxitos se logran en un país, el narcotráfico florece en otros, y mientras más decomisos de drogas se alcanzan, más se elevan los precios internacionales de los estupefacientes, lo que atrae a más personas a delinquir, comentó.

El jefe de Estado también señaló que Colombia ha ofrecido su respaldo a los países centroamericanos y a las islas del Caribe para enfrentar al crimen organizado, que es un "problema creciente".

Colombia está abierta al diálogo y la cooperación internacional en este tema, "siempre y cuando sea un debate a nivel mundial", insistió al añadir que "ningún país ni puede combatir el narcotráfico solo ni puede discutir ese tema solo".

En la reunión, el mandatario colombiano también destacó la importancia de impulsar el mecanismo de integración profunda Alianza del Pacífico que suscribieron en abril pasado los presidentes de México, Chile, Colombia y Perú.

"Durante muchos años hemos sido el continente del futuro, pero nunca se ha hecho realidad. Esta década puede ser la de América Latina. Tenemos todo lo que el mundo está pidiendo, tenemos energía, biodiversidad, la capacidad de aumentar la producción de alimentos, agua, población joven", dijo.

Santos también habló sobre los riesgos que representa para el mundo el cambio climático, por lo que señaló la necesidad de que ambos países puedan presentar posiciones comunes en temas del medio ambiente.

Esta mañana el presidente colombiano sostuvo una reunión con el titular de la Suprema Corte de Justicia, Juan Silva Meza, durante la cual hablaron sobre el funcionamiento de los Poderes Judiciales de ambas naciones, así como de las reformas en el sector.

Después recibió las llaves de Ciudad de México y fue reconocido como "Huésped distinguido" por el alcalde capitalino, el izquierdista Marcelo Ebrard, en una ceremonia celebrada en el antiguo Palacio de gobierno.

"A México y Colombia nos une ese amor indeclinable por la libertad y la democracia, que son las grandes conquistas de nuestros tiempos", afirmó y se refirió a la capital como "una urbe referente de toda la región".

El gobernante colombiano también sostuvo una comida de trabajo con el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), que puso fin a su visita a este país, tras la invitación que le extendió Calderón.

Durante la visita, Colombia y México firmaron varios convenios, entre ellos uno de extradición, otro de traslado de personas condenadas para que puedan cumplir las penas en su país de origen, un acuerdo de asistencia jurídica, en materia de cooperación internacional y telecomunicaciones y tecnologías de la información.

Además, coincidió con la entrada en vigor del protocolo que modifica al tratado de libre comercio (TLC) entre México y Colombia, un instrumento suscrito en 1996 que originalmente incluía también a Venezuela, que se retiró de esa alianza en 2006.