Taiwán donó hoy a la República Dominicana un millón de dólares como aporte para la universidad que el país caribeño se comprometió a construir en Haití tras el terremoto que devastó la capital y otras localidades de la vecina nación en enero de 2010.

La donación fue recibida por el canciller dominicano, Carlos Morales Troncoso, de manos del embajador taiwanés en el país, Isaac Tsai, durante un acto en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

De inmediato, según la Cancillería, Morales Troncoso entregó el cheque al ingeniero Luis Sifres Núñez, director general de la Oficina Supervisora de Obras del Estado, encargada de la construcción de la universidad, que se levanta en la comunidad de Lemonade, en Cabo Haitiano (norte de Haití), a un coste de 30 millones de dólares, según informaciones oficiales locales.

El jefe de la diplomacia local aseguró a Tsai que "este donativo será de gran ayuda para hacer realidad la construcción del centro de educación superior en el vecino país".

La universidad tendrá 78 aulas, así como laboratorios de informática, idiomas, enfermería, bioanálisis, biblioteca, aulas virtuales, un edificio que alojará las oficinas administrativas, comedor y salón multiuso, entre otras facilidades.

El presidente dominicano, Leonel Fernández, ha asegurado que el centro de estudio se inaugurará el 12 de enero de 2012, justo dos años después del terremoto que devastó parte de Haití y dejó más de 300.000 muertos y 1,5 millones de damnificados.