El primer pleno ordinario de los dos que celebra al año la Asamblea Nacional de Cuba comenzó hoy con la asistencia del presidente Raúl Castro, según informaron medios oficiales.

Los más de 600 diputados que integran la Asamblea (parlamento unicameral) analizarán en este primer periodo de sesiones del año la marcha de la economía y el plan de ajustes que impulsa el Gobierno del general Castro para intentar activar la quebrada economía de la isla.

La prensa internacional acreditada en Cuba no ha sido hasta el momento convocada para cubrir esta sesión parlamentaria y se desconoce cuándo tendrá lugar el discurso que habitualmente suele pronunciar Raúl Castro ante la Asamblea.

Según anuncian este lunes los medios cubanos (todos oficiales), las televisiones y emisoras estatales transmitirán esta tarde, a las 18:00 hora local (24:00 GMT) "momentos" del Pleno de la Asamblea.

En esta sesión la cámara cubana verá un informe sobre el desarrollo de los acuerdos adoptados en el VI Congreso del Partido Comunista (PCC, único) que se celebró en abril, así como la ejecución del plan económico en el primer semestre del año y la liquidación del presupuesto del Estado del año 2010.

También se ratificarán los "Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución", como se llama en Cuba al plan de reformas con el que Raúl Castro se propone "actualizar" el modelo socialista.

La sesión llega precedida de las críticas que Castro lanzó hace una semana ante su Consejo de Ministros sobre los incumplimientos, deficiencias y mala planificación que afectan a la economía, que no obstante creció en los primeros seis meses de este año, según han reportado medios oficiales sin precisar cuánto.

Este fin de semana, ante el pleno del Comité Central del Partido Comunista (PCC, único), Raúl Castro subrayó la importancia de cambiar métodos y estilos de trabajo "no acordes con los momentos actuales" con el fin de superar errores.

También llamó a analizar cualquier discrepancia para garantizar la "libre discusión" y que "cada quien opine lo que piense y desee".

Con el fin de preservar la Revolución y sin renunciar al socialismo, Raúl Castro quiere actualizar el modelo cubano con un plan que supone una tímida y controlada apertura a la iniciativa privada, un drástico "adelgazamiento" de las plantillas estatales, la descentralización en la gestión de las empresas públicas y la supresión de subsidios paternalistas e innecesarios, entre otros.

Raúl Castro, de 80 años, cumplió este domingo cinco años al frente de Cuba después de que su hermano Fidel delegase en él las responsabilidades de gobierno el 31 de julio de 2006 por una grave enfermedad y fue en el año 2008 cuando quedó ratificado definitivamente.