La fiscal general de México, Marisela Morales, afirmó hoy que la experiencia de países como España e Italia será valiosa en el propósito mexicano de "depurar" sus instituciones y combatir "con pasos más firmes" el crimen organizado.

La jefe de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) mexicana ofreció una rueda de prensa en Madrid al término de una gira por Italia y España dedicada a fortalecer la colaboración con su país y durante la cual fue acordada la firma de varios tratados y acuerdos bilaterales.

Según la fiscal, la respuesta europea es positiva y con respecto a España lo demuestra el hecho de que ha llevado a cabo varias extradiciones y asistencias jurídicas y ha habido un "excelente" intercambio de información, como se lo expresó personalmente -dijo- a los ministros españoles de Justicia e Interior, Francisco Caamaño y Antonio Camacho, respectivamente.

Morales dijo que el ministro Camacho prometió continuar el asesoramiento en materia de capacitación de personal de la PGR en asuntos relacionados con delitos de lavado de dinero.

La fiscal explicó que en su compromiso y firmeza en la lucha contra el crimen organizado, el Estado mexicano pretende "sumar" a los países que sufren problemas similares con las organizaciones criminales que extienden cada vez más sus campos de operaciones.

Esa cooperación internacional es necesaria, dijo Morales, en casos como el lavado de capitales, en el que la delincuencia tiene estrategias novedosas y hace preciso coordinar y fortalecer las capacidades humanas y tecnológicas de las instituciones.

Explicó que con este motivo la PGR dispondrá de un área de análisis financiero dotada de personal especializado en estos temas y que contará con las herramientas tecnológicas y las bases de datos necesarias para estas investigaciones "muy complejas".

Con respecto a las "depuraciones" de personal corrupto en la PGR y en otros organismos estatales mexicanos, la fiscal insistió en que estas serán "periódicas" y afectarán a "altos y bajos mandos" con el objetivo de que la actividad de las organizaciones criminales "no contamine" al funcionariado.

Estos servidores públicos, dijo, deberán ser "servidores evaluados y capacitados" y comprometidos con la consecución de resultados, y añadió que tanto en la PGR como en otras instituciones habrá un control "parejo" y se actuará de manera "firme y contundente" para evitar "las conductas que tanto dañan" e estos organismos.

En los últimos tres meses, la PGR ha destituido a 462 funcionarios e investiga a otros 700 dentro de un proceso de depuración de la institución iniciado por la fiscal Morales.

Al ser preguntada sobre la actividad de 'Los Zetas', la fiscal dijo que esta organización delictiva es "una de las prioridades" del Gobierno federal mexicano, ya que se combate contra ella no sólo en el país sino a nivel internacional y que han sido detenidos algunos de sus líderes y miembros de células en varios estados mexicanos.

La fiscal reconoció que se trata de una organización que ha crecido, aunque precisó, a preguntas de un periodista, de que no hay "datos objetivos" para afirmar que la organización de 'Los Zetas' se nutra de miembros del Ejército mexicano.

La jefe de la PGR destacó el trabajo "si precedentes" del Gobierno federal mexicano en la lucha contra estas organizaciones y recordó la detención de numerosos líderes, dijo que "habrá una próxima (detención) muy importante", y citó la incautación de drogas, dinero, armas y laboratorios.

Marisela Morales agregó que en todo este proceso de incremento de la seguridad y de combate contra la delincuencia es necesario un "frente común" que sume a toda la sociedad mexicana.