La artista Yoko Ono, viuda de John Lennon, pidió hoy en Hiroshima, en el oeste de Japón, que el mundo no olvide el "sufrimiento duradero" que la bomba atómica causó en esa ciudad y consideró necesario entender lo que significa una catástrofe nuclear.

Yoko Ono, de 78 años, hizo estas declaraciones durante una visita al Museo Memorial de la Paz de Hiroshima, donde se encuentra para recoger el Premio Hiroshima de Arte que le ha sido concedido por su trabajo como activista por la paz, informó la agencia local Kyodo.

"Quiero que la gente de todo el mundo sepa el tipo de sufrimiento duradero que ha padecido Hiroshima. Tenemos la responsabilidad de ver la catástrofe de la bomba atómica", dijo, citada por Kyodo.

La artista mostró además su desolación por la crisis abierta en la central nuclear de Fukushima, gravemente dañada por el devastador tsunami del pasado marzo, y lamentó que su país, el único afectado por la bomba atómica, este viviendo de nuevo la amenaza de la radiactividad.

Yoko Ono recorrió el Museo de la Paz de Hiroshima, inaugurado en 1955 y que hace un recorrido sobre las consecuencias de la bomba atómica lanzada sobre la ciudad, con exposiciones y fotografías ante las que la viuda de John Lennon mostró su "horror".

Antes de visitar el museo, hizo una ofrenda floral ante el monumento en homenaje a las víctimas de la bomba arrojada por EEUU el 6 de agosto de 1945.

Las autoridades de Hiroshima decidieron conceder el Premio de Arte de la ciudad a Yoko Ono por sus contribuciones a la paz mundial a través del arte contemporáneo.

El galardón, que se otorga cada tres años, lo han recibido en el pasado artistas como el chino Cai Guoqiang o el diseñador japonés Issey Miyake, nacido en Hiroshima.

Yoko Ono se ha pronunciado en varias ocasiones contra las armas nucleares con discursos para su abolición como los efectuados en 2005 y 2010 en la ONU, cuando asistió a las conferencias sobre el Tratado de No Proliferación Nuclear.