El senador demócrata John Kerry aceptó hoy levantar el veto a los fondos que promueven la democracia en Cuba, aunque todavía cuentan con la desaprobación de su compañero de partido, el senador Patrick Leahy, informaron fuentes de su oficina.

El pasado 1 de abril, Kerry condicionó el desembolso de 20 millones de dólares adicionales para programas prodemocracia en Cuba a una "revisión plena", después de que se hubieran detectado algunas irregularidades.

Kerry solicitó también a la Oficina de Supervisión del Congreso (GAO, por su sigla en inglés) que investigara la base legal y la eficacia del programa, que empezó a funcionar en 1996.

Según recoge el diario Washington Post, el portavoz de Kerry, Frederick Jones, informó de que el senador dio su consentimiento para el uso de los fondos, después de que el Departamento de Estado y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) se hayan comprometido a revisarlos.

La presidenta del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, la republicana Ileana Ros-Letinhen, mostró su satisfacción por la decisión de Kerry aunque lamentó que Leahy mantenga su postura contra "esta valiosa asistencia para la gente de Cuba".

"Los cubanos no se merecen ser víctimas de este tipo de disputa política o manipulación", señaló en un comunicado. "Cada día que pasa esta ayuda congelada es otro día que se le niega la asistencia que esos programas podrían dar a aquellos que buscan la libertad y la democracia en la isla".