Los presidentes de México, Felipe Calderón, y Guatemala, Álvaro Colom, se comprometieron hoy a fortalecer la cooperación para mejorar la seguridad en la frontera, proteger los derechos humanos de los migrantes y combatir el crimen organizado.

Al término de una reunión, Colom, acompañado de Calderón, indicó en un mensaje a la prensa que la relación de Guatemala y México "está salvando vidas", "mejorando el comercio" y "la seguridad y justicia de la región".

"La coordinación en seguridad y justicia está dando realmente cada día mejores resultados", dijo el gobernante, quien esta mañana, durante la ceremonia oficial de bienvenida que le ofreció Calderón, anunció la captura en Guatemala de un "importante" delincuente, cuya detención se realizó esta madrugada y al que no identificó.

En ese acto, el funcionario, acompañado de varios de sus ministros, también señaló que la lucha contra el crimen organizado en su país es muy "desigual", una situación que se puede revertir si México, Guatemala y el resto de Centroamérica se unen en ese propósito.

Guatemala vive una ola de violencia protagonizada por las bandas narcotraficantes que utilizan su territorio como país de tránsito y de acopio de drogas.

Uno de los grupos criminales con mayor presencia en esa nación es la organización narcotraficante mexicana Los Zetas.

A juicio de Colom, "las preocupaciones" fronterizas "tienen que tener una solución en un plan conjunto" y los municipios ubicados en la frontera deben desarrollarse "armónicamente" para así generar "menos tentaciones de migraciones no controladas".

Cada año miles de centroamericanos se internan en México para tratar de alcanzar la frontera con EE.UU.

El mandatario agradeció los permisos y facilidades que ha otorgado el Gobierno mexicano a los migrantes de Guatemala, con lo que se ha quitado "una tentación más al crimen organizado de atacar a estos héroes que lo que están haciendo es tratar de buscar un mejor futuro en el norte", dijo.

Al respecto, Calderón manifestó que es prioritario "fortalecer la cooperación para mejorar la seguridad de la frontera, sobre todo la seguridad de los miles de guatemaltecos y mexicanos que habitan y transitan la larga franja fronteriza".

Esa zona "debe ser siempre un espacio de oportunidad para el desarrollo de nuestros países y no un lugar donde prevalezca la violencia" y "la inseguridad", dijo.

El presidente mexicano señaló que los Gobiernos de ambos países tienen la "voluntad de seguir trabajando para proteger de manera efectiva los derechos humanos de los migrantes, en especial de los guatemaltecos que se internan en México".

"Las condiciones en las que se da actualmente la migración en nuestra región ponen a las personas en riesgo y las expone a ambientes de violencia y abuso por parte de criminales", admitió.

De otra parte, Calderón aseveró que es necesario lograr una "mayor liberalización" comercial, en el marco del tratado de libre comercio que une a las dos naciones desde hace 10 años, e incluir "más productos" en ese mecanismo.

En el encuentro, México y Guatemala firmaron un convenio de cooperación en materia educativa, cultural de juventud, cultura física y deporte.

Además, un memorando de entendimiento que simplificará los procesos para el transporte terrestre internacional de carga general, de pasajeros y de turismo en la zona fronteriza.

Después de la reunión, Colom visitó el Senado mexicano y asistió a una comida de honor que le ofreció Calderón. En la tarde, el político recibirá las llaves de Ciudad de México de manos del alcalde de la urbe, Marcelo Ebrard.