El Comité para la Defensa de los Periodistas (CPJ) envió hoy una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para que mañana inste al presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara, a que refuerce el cumplimiento de la ley y la imparcialidad de la justicia.

El secretario general de la ONU tiene previsto entrevistarse mañana con el presidente de Costa de Marfil, en el mismo día en que el Consejo de Seguridad prevé aprobar la extensión del mandato de su misión internacional (Onuci) en ese país africano.

En la misma misiva, el director ejecutivo de esa organización defensora de la libertad de expresión, Joel Simon, pide también que el líder marfileño trabaje por la "promoción de la reconciliación nacional poniéndole fin a la persecución de periodistas y de medios de comunicación que fueron favorables al exgobernante Laurent Gbagbo".

Según el CPJ, desde el pasado 21 de julio las autoridades marfileñas retienen al periodista de la radio televisión pública de ese país RTI Hermann Aboa, "de varios acusaciones contra el Estado, como la incitación al odio o poner en peligro la seguridad estatal, por su papel de moderador en un debate televisado durante la crisis política" que vivió la nación africana.

"Las acusaciones de incitación y de poner en peligro la seguridad del estado no deben de ser trivializadas", señala Simon, que asegura que tras ver el programa "el CPJ cree que las acusaciones contra Aboa no tienen base y es objeto de una persecución selectiva y motivada por la venganza política".

Le responsable del CPJ señala que el gobierno de Ouattara también ha detenido por semana a otros seis periodistas, así como a otros antiguos informadores y a personalidades del mundo de los medios de comunicación por cargos similares debido a estar presuntamente en favor de Gbagbo.

También indica ese organismo, con sede en Nueva York, que "militantes de las Fuerzas Republicanas de Costa de Márfil (FRCI), afines a Ouattara, han ocupado ilegalmente los edificios de dos medios de comunicación pro-Gbagbo, como son Radio Yopougon y el grupo La Refondation, cuando capturaron Abiyán".

Militantes del FRCI "también se han visto involucrados en actos de robo a mano armada, intimidación de periodistas afines a Gbagbo y del asesinato del redactor jefe adjunto de Radio Yopougon, Sylvain Gagnetaud Lago", dice la carta que menciona una investigación del mismo Comité y de informaciones de periodistas locales.

Simon recuerda también en su carta que los dos bandos enfrentados en el conflicto marfileño cometieron abusos contra la prensa, y que "Ouattara asumió el poder con la retórica de la reconciliación nacional, pero en lugar de eso, su gobierno está persiguiendo a sus críticos en la prensa rival".