El presidente boliviano, Evo Morales, intentará reunirse el próximo jueves con su colega de Chile, Sebastián Piñera, para mejorar las relaciones bilaterales, durante los actos de investidura del mandatario peruano, Ollanta Humala, informó hoy el Gobierno de La Paz.

El ministro de Exteriores de Morales, David Choquehuanca, anunció hoy en una rueda de prensa el posible encuentro al informar sobre los viajes del mandatario a Naciones Unidas, Perú y China.

El presidente Morales "ha indicado que es su obligación poder conversar y va a trabajar para que pueda haber alguna reunión. Tengo información de que el presidente Sebastián Piñera va a participar de la asunción al mando en el Perú y seguramente ahí van a tener ocasión de tener un encuentro", dijo Choquehuanca.

Las relaciones entre La Paz y Santiago se enfriaron desde marzo pasado con el anuncio del presidente Morales de demandar a Chile en tribunales internacionales por la restitución de la salida soberana al Pacífico perdida en una guerra del siglo XIX.

Morales anunció hace unos días que buscaría un contacto telefónico con Piñera para hablar sobre las relaciones, aunque apuntó que eso no supondrá parar la demanda, que aún no se ha planteado ante La Haya.

El ministro también dijo que Bolivia espera que Santiago convoque a una reunión de vicecancilleres para continuar la discusión que se realizaba desde el 2006 sobre trece temas, entre ellos la demanda marítima, pero que fue suspendida en noviembre pasado.

Esa reunión estaba programada para realizarse en Santiago y en la misma ese gobierno debía haber presentado una propuesta "concreta, útil y factible" sobre la petición histórica de Bolivia, pero fue suspendida de forma unilateral por Chile, indicó el Canciller.

Choquehuanca también destacó que el presidente electo Humala y otros de sus colaboradores hayan ratificado que Perú no será obstáculo en la eventualidad de una negociación de Bolivia con Chile para solucionar la controversia marítima.

El futuro canciller de Perú, Rafael Roncagliolo, aseguró el lunes que apoya la aspiración marítima boliviana, pero puntualizó que Perú no puede intervenir en esas negociaciones a menos que la solución afecte a territorios, actualmente bajo soberanía chilena, que antes fueron peruanos.