El presidente saliente de Perú, Alan García, confirmó hoy que no participará en la ceremonia de asunción de Ollanta Humala el próximo 28 de julio para evitar posibles desórdenes como los ocurridos al final de su anterior Gobierno (1985-1990) cuando fue pifiado por los congresistas.

"El año 90 hubo tales desórdenes con mi asistencia que prefiero curarme en salud. Es inevitable, los parlamentarios aprovechan para hacer sus ruidos y eso no es bueno para el país, y no es bueno para mí", afirmó García en declaraciones a Radio Programas del Perú.

El mandatario peruano también señaló que ese tipo de actos deslucen la ceremonia de asunción de mando y hacer quedar mal al país ante los jefes de Estado de otras naciones presentes.

En Perú, el gobernante que deja el mando debe imponer la banda presidencial al nuevo en el Congreso, al menos así es como se ha realizado en las últimas décadas; sin embargo, García apeló a que no hay ninguna legislación que establezca este protocolo.

"Al no ser constitucional ni obligatorio es mejor que el presidente de la República abandone Palacio de Gobierno mientras el nuevo mandatario realiza su discurso inaugural en el Congreso", explicó García.

El mandatario saliente se permitió también bromear sobre el tema y señaló que, además, no puede entregar su banda presidencial a Humala, ya que las diferencias de tamaño y peso no le permitiría a su sucesor usar la suya.

Aunque algunos medios y políticos peruanos han señalado que la decisión de García supone un desaire al nuevo presidente, ya que "no hay ninguna obligación legal" y, además, no está dispuesto a aguantar una situación como la ocurrida en el año 90.

Así, el vocero del partido Perú Posible, Juan Sheput, calificó la decisión de García como lamentable y un capricho de "un presidente que quiere salir entre aplausos de sus amigos".

"El daño que le haría a la democracia el presidente Alan García (...) sería terrible, pues las tradiciones son la base de las constituciones y son las reglas de juego permanentes en el tiempo", agregó Sheput en declaraciones realizadas hoy a Canal N.

El vocero del partido liderado por Alejandro Toledo comparó la no presencia de García en la ceremonia de asunción de mando a la renuncia a la presidencia que Alberto Fujimori presentó vía fax, y desde Japón, en el año 2000.