El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo hoy en San Salvador que tiene conocimiento de "expresiones" en su contra lanzadas por grupos poderosos y aclaró que no se trata de amenazas contra su vida.

"No son amenazas son expresiones. Entonces en esas expresiones sabemos quiénes son", afirmó el mandatario hondureño, quien asiste a la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

Según Lobo, esos grupos dijeron que a él es "mejor matarlo", porque sacarlo como al exgobernante Manuel Zelaya, quien fue derrocado en junio de 2009, "es muy complicado".

Indicó que esos grupos, a los que no identificó, consideraron que "es mejor matarlo, porque así no saben ni quién ha sido".

Agregó que esas afirmaciones surgieron a raíz de un paquete de medidas aprobado el pasado 23 de junio por el Parlamento hondureño que grava algunos servicios bancarios, mineros y de telefonía móvil, entre otros, para apoyar el funcionamiento de los organismos de seguridad.

"Algunos sectores reaccionaron demasiado airados y en el marco de esas reuniones hubo expresiones muy directas de parte de algunas personas que las tenemos identificadas y cuando lo decimos públicamente lo hacemos para que se disuadan", aseguró.

Lobo denunció el pasado 18 de julio en Tegucigalpa que recibe "amenazas" de muerte de sectores poderosos que su Gobierno ya tiene identificados, y anunció que tomó una serie de medidas de seguridad, entre ellas levantar un muro alrededor de la Casa Presidencial, localizada en una zona hotelera y de centros comerciales.

Lobo asumió el poder el 27 de enero de 2010 para un período de cuatro años.