El general colombiano Mario Montoya, considerado uno de los gestores del rescate de quince rehenes de la guerrilla de las FARC, renunció al cargo de embajador de su país en República Dominicana, informaron hoy portavoces gubernamentales.

La dimisión del oficial en retiro fue aceptada por la ministra de Relaciones Exteriores, María Ángela Holguín, dijo a Efe una fuente de la Cancillería en Bogotá, e indicó que Montoya hizo saber de su decisión en una carta que tiene fecha de hace un mes.

La titular de Exteriores pidió al embajador que permanezca en el cargo hasta el próximo 23 de agosto, época por la que la funcionaria hará una visita oficial a Santo Domingo, continuó la misma fuente.

Los motivos de la renuncia de Montoya, quien había asumido como diplomático en febrero de 2009, se desconocen.

Montoya fue comandante del Ejército Nacional de febrero de 2006 a noviembre de 2008, cuando renunció al cargo en medio de un creciente escándalo por ejecuciones extrajudiciales de civiles que eran presentados como rebeldes muertos en combate.

El todavía oficial activo dimitió ante el presidente de entonces, Álvaro Uribe (2002-2010), de quien fue un cercano colaborador desde la época en la que el ahora ex jefe de Estado fue gobernador del departamento Antioquia (noroeste).

Montoya fue uno de los responsables de la llamada Operación Jaque, supuesta misión humanitaria lanzada en julio de 2008 en las selvas del este del país y que permitió el rescate de quince secuestrados por las FARC, entre ellos la excandidata presidencial Íngrid Betancourt y tres estadounidenses.

En la acción fueron también detenidos dos jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que tenían a cargo a este grupo de rehenes.