EE.UU. celebró hoy la detención de Goran Hadzic, el último prófugo serbio reclamado por la justicia internacional por crímenes de guerra y contra la humanidad al que se acusa del asesinato de cientos de croatas civiles.

"Damos la enhorabuena al presidente (serbio Boris) Tadic y al Gobierno de Serbia por asegurar que el último fugitivo acusado por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) tenga ahora que hacer frente a la justicia", afirmó la Casa Blanca en un comunicado.

La presidencia estadounidense dijo esperar que el arresto de Hadzic, que llega dos meses después de la detención del exgeneral Ratko Mladic, brinde justicia a los familiares de las víctimas croatas.

"También sirve para recordar a todos aquellos alrededor del mundo que cometen crímenes que a ellos también les llegará su día", indicó la Casa Blanca.

EE.UU. indicó que las detenciones de Mladic y Hadzic, los dos últimos fugitivos de 161 individuos acusados por el TPIY, permitirán al tribunal y a sus profesionales completar su mandato a favor de las víctimas y en defensa de la justicia.

Hadzic, de 52 años, fue presidente desde febrero de 1992 hasta finales de 1993 de la rebelde República Serbia de Krajina, un territorio de Croacia poblado por serbios que se declaró independiente después de que los croatas proclamaran en 1991 la secesión de la antigua Yugoslavia.

El TPIY hizo pública la acusación contra Hadzic en 2004 y le imputó crímenes de guerra y contra la Humanidad durante la guerra croata (1991-1995).

El antiguo líder de los serbios de Croacia fue capturado hoy en Serbia, concretamente en la zona Fruska Gora, un monte situado unos 80 kilómetros al norte de Belgrado, en una operación liderada por los servicios secretos serbios.