El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se solidarizó hoy con su homólogo hondureño, Porfirio Lobo, quien denunció que recibe "amenazas" de muerte de "sectores poderosos" que su Gobierno ya tiene identificados, aunque no reveló ningún nombre.

El presidente hondureño "está denunciando amenazas de muerte de los mismos golpistas que intentaron asesinar a (Manuel) Zelaya" en 2009, denunció Ortega durante un acto de masas en Managua, en el que se celebró el 32 aniversario del derrocamiento de la dictadura de los Somoza.

Lobo dijo el lunes pasado que hay personas que "andan amenazando", y que los responsables del presunto complot dicen que "a éste (presidente hondureño) no hay que sacarlo (del poder) porque hay mucho problema, mejor lo vamos a mandar a matar".

Durante la fiesta sandinista, celebrada en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II, Ortega también se refirió a la disputa fronteriza que mantienen Nicaragua con Costa Rica.

El mandatario nicaragüense propuso al Gobierno de Laura Chinchilla organizar una brigada latinoamericana del medio ambiente que proteja la zona mientras la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, emite un fallo definitivo.

"Organicemos una brigada de ecologistas ambientalistas costarricenses, nicaragüenses, centroamericanos, latinoamericanos", señaló Ortega.

"A final de cuentas ese es un bien de la humanidad y estamos obligados, hoy más que nunca, a cuidar la naturaleza, el medioambiente y a combatir las políticas depredadoras del capitalismo", agregó.

Ese litigio bilateral comenzó en octubre pasado, cuando Costa Rica acusó a Nicaragua de invadir con militares y civiles y causar daños ambientales a un humedal en territorio costarricense de isla Portillos, en el marco del dragado del fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense, lo que ha sido negado por Managua.

En marzo, la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, ordenó a ambos países, como medidas cautelares, abstenerse de enviar personal de seguridad, militar o civil a la zona en disputa y los llamó a coordinar sus acciones contra el narcotráfico y el crimen organizado en la frontera.

Distintos grupos de la Juventud Sandinista, afín al Gobierno de Ortega, han sido enviados a ese territorio a "defender la soberanía nacional", luego de que la CIJ emitió sus medidas cautelares en marzo pasado.