Cinco líderes republicanos de la Cámara de Representantes exigieron hoy que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defina su política respecto a los interrogatorios, detención y enjuiciamiento de presuntos terroristas capturados fuera de Afganistán.

Los republicanos, que presiden cinco comités con jurisdicción en temas de inteligencia, defensa, justicia, relaciones exteriores y seguridad nacional, enviaron hoy una carta a Obama en la que criticaron la ausencia de una política de detenciones coherente.

La carta hace mención específica del caso contra Ahmed Warsame, detenido el pasado 19 de abril en las costas de Somalia y trasladado a Nueva York para un juicio en un tribunal federal, en vez de un juicio militar en la base naval de EE.UU. en Guantánamo (Cuba).

Ahmed, quien antes de su traslado a Nueva York fue interrogado en un buque de guerra por los servicios de inteligencia, fue imputado de una serie de cargos federales a comienzos de este mes.

Según las autoridades de EE.UU., Ahmed proporcionó datos clave sobre las operaciones de Al Qaeda en Yemen y sus vínculos con militantes de al-Shabab en Somalia.

En la misiva, los republicanos abogan por el uso de los tribunales militares y por una política que, a su juicio, contribuya a crear un "régimen de detenciones a largo plazo" que ponga énfasis en la obtención de datos de inteligencia e impida el traslado de terroristas a suelo estadounidense.

"Nuestra principal preocupación es la falta de un sistema de detenciones integral para neutralizar e interrogar a terroristas capturados fuera de Afganistán", explicaron en la carta.

Citaron además el testimonio reciente del vicealmirante William McRaven ante el Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, en el sentido de que los detenidos que no podrían ser enjuiciados en EE.UU. ni trasladados a terceros países serían puestos en libertad.

En esa ocasión, McRaven también confirmó que la Administración Obama no tiene pensado trasladar a más reos a la base naval de Guantánamo.

Los legisladores advirtieron de que, sin una política uniforme para las detenciones militares, EE.UU. seguirá encarando "numerosos resultados perjudiciales", incluyendo la pérdida de datos de inteligencia críticos ofrecidos por los detenidos, la dependencia de gobiernos extranjeros para acceder a los detenidos y, como fue el caso de Warsame, "el traslado de terroristas" a suelo estadounidense.

También reiteraron la conocida postura republicana de que EE.UU. debe seguir trasladando a los terroristas al centro penal en Guantánamo que, gracias a "millones de dólares de los contribuyentes", cuenta con alta tecnología.

Obama prometió cerrar el penal durante su campaña electoral en 2008 y firmó una orden ejecutiva -nada más asumir la presidencia en enero de 2009- para cerrarlo en un plazo de un año, pero fue una meta que, por presiones políticas, resultó inalcanzable.

La carta, colgada en Internet, fue firmada por los republicanos Howard McKeon, Mike Rogers, Ileana Ros-Lehtinen, Lamar Smith y Peter King.