La oposición nicaragüense tachó hoy de "demagógica y populista" la propuesta del presidente Daniel Ortega de someter a referendo la decisión "de cobrar o no" una indemnización de 17.000 millones de dólares que Estados Unidos "adeuda" al país, cuyo pago fue ordenado en los años ochenta por la justicia internacional.

El excanciller y candidato a la vicepresidencia por el opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Francisco Aguirre, dijo a que la idea de Ortega es "demagógica y populista", ya que no prosperaría en Washington, que no reconoce esa deuda, por los ataques con explosivos contra puertos y otras instalaciones de Nicaragua durante la guerra civil en los años ochenta.

"¿Qué impacto va a tener eso en la voluntad de Estados Unidos por un fallo emitido hace 25 años y que fue perdonado por el Gobierno (nicaragüense) de Violeta Chamorro (1990-1997)?", razonó Aguirre, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional.

"En Estados Unidos no va a tener ningún efecto", sostuvo el diputado opositor, para quien Ortega hizo ese anuncio para "arrancar aplausos" a sus seguidores que se concentraron ayer en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II, para celebrar el 32 aniversario de la caída de la dictadura de los Somoza.

Por su lado, el diputado disidente sandinista Hugo Torres dijo a periodistas que la idea de someter a un referendo la deuda a EE.UU. es "otra demagogia de Ortega".

Según Torres, un general retirado miembro del opositor Movimiento Renovador Sandinista (MRS), el mandatario hizo ese anuncio como parte de su "retórica antiimperialista para alimentar a sus bases más radicales".

Ortega, quien aspira a una polémica reelección consecutiva en los comicios de próximo noviembre, dijo ante una multitudinaria concentración en Managua que "en su momento" convocará la consulta, sin precisar fecha, para "que sea el pueblo nicaragüense" el que decida "si se cobra o no esa deuda que tiene el Estado yanqui" con el país centroamericano.

El líder sandinista recordó que el 27 de junio de 1986 la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, condenó los ataques con explosivos contra puertos y otras instalaciones de Nicaragua, realizados en plena guerra civil nicaragüense y financiados por Estados Unidos, por lo que ordenó al país norteamericano el pago de la millonaria indemnización.

El saliente embajador de Estados Unidos en Managua, Robert Callahan, quien concluyó ayer martes su misión en Nicaragua, dijo el pasado 30 de junio que el caso de la indemnización estaba cerrado para su país, con el argumento de que la expresidenta Violeta Chamorro retiró el reclamo de pago.

Sobre la decisión de Chamorro, el líder sandinista y actual gobernante nicaragüense ha dicho que se reserva el derecho de volver a demandar a Estados Unidos para que pague la indemnización, la cual, según Ortega, se habría elevado a unos 58.000 millones de dólares como resultado de la devaluación de la divisa y los intereses generados.