La Asamblea General de la ONU aprobó hoy una resolución que reconoce la búsqueda de la felicidad como "un objetivo humano fundamental" e invita a los Estados miembros a promover políticas públicas que incluyan la importancia de la felicidad y el bienestar en su apuesta por el desarrollo.

Adoptada por aclamación, la resolución lleva por título "La felicidad: hacia un enfoque holístico del desarrollo" y reconoce que la felicidad es "un objetivo y aspiración universal" que se debe potenciar porque es, además, "la manifestación del espíritu de los Objetivos de Desarrollo del Milenio" (ODM).

La Asamblea General invita en el texto a los 193 países miembros de la ONU a que emprendan "la elaboración de nuevas medidas que reflejen mejor la importancia de la búsqueda de la felicidad y el bienestar en el desarrollo con miras a que guíen sus políticas públicas".

Se trata, según indica el texto, de que la comunidad internacional reconozca "la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de todos los pueblos".

La resolución aprobada, que fue auspiciada principalmente por Bután, pone de manifiesto que "el indicador del producto interno bruto por naturaleza no fue concebido para reflejar la felicidad y el bienestar de las personas de un país y no los refleja adecuadamente", por lo que llama a los países a solucionar esa situación.

Tal es el impulso que se le quiere dar al asunto, que el pleno ha decidido organizar un coloquio sobre la importancia de reconocer el valor de la felicidad y el bienestar en el marco del sexagésimo sexto período de sesiones de la Asamblea General, que tendrá lugar a mediados de septiembre próximo con la presencia de numerosos jefes de Estado y Gobierno.

"La búsqueda de la felicidad es un asunto muy serio y creemos que su debate en Naciones Unidas no debería retrasarse más", dijo el embajador de Bután ante la ONU, Lhatu Wangchuk, en su defensa de la resolución presentada por su país ante la Asamblea.

Wangchuk detalló que su apuesta por que Naciones Unidas reconozca la importancia de la búsqueda de la felicidad viene apoyada por "un número creciente de pensadores, economistas y líderes políticos" que buscan "maneras de lograr un desarrollo más sostenible, humano y holístico".

"El anhelo por una vida satisfactoria, significativa y feliz es un objetivo fundamental para cualquier persona y es de hecho lo que nos hace humanos", afirmó el diplomático de Bután.

Desde hace dos décadas, el pequeño reino del Himalaya apuesta por crear el índice de la Felicidad Interna Bruta (FIB), que trata de medir el grado de satisfacción de sus ciudadanos, con la intención de crear un nuevo sistema socio-económico cuyo progreso no se mida con el tradicional producto interior bruto (PIB).

Para las autoridades butanesas, el desarrollo y la prosperidad medidos sólo como acumulación de bienes materiales no sólo no aporta ninguna felicidad, sino que es el germen de todos los males que están llevando a la humanidad y a la tierra a su autodestrucción.

Así creen que el desarrollo y la producción descontroladas agravan el cambio climático y destruye las reservas naturales, lo que acabará llevando a la humanidad a guerras más terroríficas que las del siglo XX por los recursos naturales, según han argumentado en distintas ocasiones.

La resolución aprobada este martes por la Asamblea invita además al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a que pida a los Estados miembros y las organizaciones regionales e internacionales pertinentes su opinión sobre la búsqueda de la felicidad y el bienestar, y a que le comunique esas opiniones en su sexagésimo séptimo período de sesiones para seguir examinando la cuestión.